Boom!

Las lecciones que aprendimos tras ver «Homecoming», el documental de Beyoncé

Beyoncé lo hizo de nuevo: volvió a romper el Internet y todas las plataformas con el estreno de su documental Homecoming en Netflix y la publicación del álbum en vivo de su icónica presentación en Beychella, de la cual aún no nos recuperamos.

Queen B nos demostró que su poder sobre los escenarios es realmente infinito, poniéndole la tarea muy difícil a todas aquellas que quieran seguir sus pasos. Pero no se preocupen, Bey también nos dejó algunas lecciones en su documental para ponerlas en práctica en la vida en general.


Bey debería ser parte de los vengadores

No entendemos cómo Marvel no tiene en sus filas a Queen B y sus muchos superpoderes siendo una humana «igual» que el resto. Perdón, no sé en qué estábamos pensando cuando insinuamos que Bey era igual que nosotros, es evidente que ella está por encima de todo.


Está bien tener inseguridades y sentir miedo

La cantante en una de las secuencias comenta sobre el miedo sentía al no poder alcanzar su máximo potencial para la presentación en Coachella tras haber dado a luz a sus mellizos. Sin embargo, Bey igual que no puede volver a ser la misma, lo cual es bueno porque implica una evolución en su vida.

En honor a la verdad, los mellizos le inyectaron mucha más fuerza Bey porque su desempeño en Coachella fue poco menos que increíble.


Hasta las improvisaciones se ensayan

Bey no es de las artistas que deja cosas al azar, y prueba de ello fueron los ocho meses que duraron los ensayos para la presentación. Desde la preparación de las pistas, las rutinas de baile y la participación de la banda, todo fue estrictamente revisado por la artista.

Estamos hablando de que sus hijos tenían 6 meses de nacidos cuando ella comenzó a preparar todo lo referente a su bienvenida, como ella mismo lo definió.


El diablo está en los detalles

Esta es una manera para decir que Bey le pone el doble de atención a los detalles más mínimos, debido a que estuvo involucrada en todo lo referente a la presentación: el concepto, las coreografías, la música, la selección de los bailarines, el vestuario, todo.

Otro punto es que nada debe estar por sentado, todo debe tener un significado, un propósito, una razón de ser. Eso lo vimos en su reunión con el director creativo de Balmain, Olivier Rousteing, con quien definió el diseño y los colores del vestuario.


Como la primera vez…

Ver a Destiny’s Child reunidas en un escenario siempre se sentirá como la primera vez, teniendo en cuenta que ya se han juntado en diversas oportunidades para hacer del mundo un lugar mejor con los clásicos que todos cantamos al unísono.

No hay duda en que Kelly, Michelle y Beyoncé son #FriendshipGoals, por lo que no entendemos cómo todavía hay quienes mantienen amistades tóxicas en sus vidas.


El esposo de Beyoncé

Al ver Homecoming nos dimos cuenta en cómo Jay-Z literalmente se limitó a ser el esposo de Bey mientras ella trabajaba duro en su regreso. De hecho, en una de las escenas vimos cómo Jay estaba a su lado observando en silencio mientras ella hablaba con el equipo sobre la premura que tenían para sacar el espectáculo adelante.

No existe nadie que no se cohíba al ver una imagen tan poderosa.


Beyoncé es humana

Esa imagen que Bey ha construido de super mujer empoderada hasta cierto punto la ha deshumanizado un poco. Realmente creíamos que Bey era una especie de alien que podía procrear, pero Homecoming nos dio acceso a su vida privada, la cual es un tesoro que ha sabido esconder a lo largo de los años.