Cine & TV

Dos temporadas y otras razones para ver «Fleabag»

Phoebe Waller-Bridge fue la estrella del domingo durante la gala de premiación de los Emmy. La actriz, escritora y productora británica se llevó a casa el premio a la mejor escritura para una serie de comedia y mejor actriz, gracias a Fleabag, su exitosa serie Amazon / BBC.

La serie toca las desventuras sexuales de una mujer conocida solo como Fleabag. Originalmente se basa en su obra teatral de una mujer de 2013, la cual lleva el mismo nombre.

Ahora bien, si la serie de Waller-Bridge se llevó los galardones, es porque realmente la merece. Si aún no has visto Fleabag, damos unas cuantas razones para que te unas al hype de la Internet.

 


Fleabag

Más que «un show sobre la adicción al sexo»

Lastimosamente, la serie ha sido catalogada por varios como algo que se centra en una mujer y su lucha contra la adicción sexual. Pero la realidad es esta: ¿Ella tiene relaciones sexuales? ¡Sí, y mucho!, ¿A veces usa el sexo para llenar ese vacío? ¡Sí! Pero eso no lo es todo.

Dos temporadas

En su primera temporada, Fleabag sigue a una protagonista sin nombre que piensa muy mal de sí misma.

Ella es un desastre, llora mucho -al principio- una pérdida tácita, apenas mantiene relaciones con su padre y su hermana (Sian Clifford), se pelea con su madrina (Olivia Colman), quien comenzó a salir con su padre viudo (Bill Paterson), y se traga su dolor con el sexo y el alcohol.

Luego, en la segunda entrega Fleabag está poniendo todo en orden en su vida. En la medida de lo posible, deja de tener relaciones sexuales sin sentido, está prosperando en su trabajo y recuperando sus relaciones familiares.

También entra en escena conoce al Sacerdote (Andrew Scott aka Hot Priest), un hombre que logra formar una conexión con Fleabag mucho más allá de lo que ha logrado con otros hombres. Ella se enamora de él y él de ella, pero todavía es, desafortunadamente, un sacerdote católico.

Por otro lado, Phoebe Waller-Bridge dice que ya no habrá más temporadas. Sin embargo, cuesta creerlo, sabiendo que dijo lo mismo al culminar la primera entrega.

¿Por qué la recomendamos?

Cada aspecto, su guión, la dirección, su edición, su actuación, es exquisito y está bien cuidado. El humor es brillante y tiene un reparto bastante exitoso.

Fleabag rompe la cuarta pared, le habla a la audiencia regularmente, compartiendo sus verdaderos pensamientos y sentimientos. A diferencia de otras series que usan este recurso como algo para ser un boost del humor, este show lo rescata para crear una intimidad palpable entre el espectador y el personaje.

La comedia oscura también es su fuerte, y trata de forma audaz temas de muerte, traición, fe y familia. No tienes excusas para perder de vista esta serie, y mucho menos si ya ganó en los Emmy.