Cine & TV

«Game of Thrones» no necesita ganar más Emmys por varias razones

Game of Thrones no sólo fue la serie de televisión más importante de la temporada, definió por completo a toda una era en la industria. Ahora cuando los ejecutivos hablan sobre su próximo gran éxito en pantalla, inmediatamente están tratando de buscar «la próxima Game of Thrones«. No solo era una historia fascinante con altísimos valores de producción, sino que además fue un lente para analizar y evaluar todo lo que tuviera que ver con cultura y política de nuestra vida cotidiana.

Pero todo esto no significa que Game of Thrones necesite ganar más Emmys, aún y cuando posiblemente lo haga en la ceremonia de este domingo (pueden revisar las predicciones acá) y aumente la cifra de estatuillas que ya ha ganado este año, 10 para ser exactos en las categorías técnicas.

La relevancia e importancia de la serie es tan incuestionable como el hecho de que el sol sale todas las mañanas. Desde luego que se merece muchos Emmys y esto ya lo sabemos porque ha sido nominada para un total de 160 Emmys y ha ganado 57 estatuillas. Ya en este punto darle premios a la serie se siente más como una obligación que un tema realmente meritorio, porque su propia historia ya la ha hecho merecedora de su reconocimiento.

Especialmente por la última temporada, que todos sabemos lo polarizante que fue y que dejó a muchos de sus fanáticos insatisfechos. Una última ronda de Emmys se vería como algo muy forzado, los discursos de aceptación serían discursos de despedida, o discursos de retiro y los aplausos realmente carecerían de emoción verdadera y más de aceptación porque se trata del final de un producto exitoso.

Y eso quedó en evidencia con algunas de las nominaciones, a excepción de los actores quienes todos realmente fueron merecedores porque si algo bueno tuvo esta temporada fueron las actuaciones. Pero hablar de que el mejor episodio de la temporada A Knight of the Seven Kingdoms (aka: el episodio donde Brienne es nombrada caballero) no haya sido nominado para dirección ni para guión es lo que le resta méritos a la serie este año, teniendo en cuenta que sí nominaron para ambas categorías un episodio tan cuestionado como The Iron Throne (aka: el final).

Por otra parte, Peter Dinklage es el único actor de la serie que ha ganado y buscará romper un récord este domingo si gana como Mejor Actor de Reparto en Serie de Drama ya que se convertiría en el actor que más ha ganado en esta categoría y por el mismo papel.

Peter es casi imbatible en su categoría, caso contrario al resto de sus compañeros que fueron nominados. Lena Headey compite junto a Maisie Williams, Gwendoline Christie y Sophie Turner como Mejor Actriz de Reparto en Serie de Drama, lo que resultará en una división de votos y que posiblemente le dará el triunfo a Julia Garner de Ozark.

Kit Harington no es el favorito para ganar como Mejor Actor en Serie de Drama, mientras que Emilia Clarke pudiera dar la sorpresa como Mejor Actriz en Serie de Drama pero tendría que superar las muy buenas actuaciones que dieron Sandra Oh, Jodie Comer, Laura Linney y Mandy Moore.

GOT seguramente tendrá mucho que celebrar este domingo, donde finalmente se dará cierre a una etapa en la historia de la televisión, pero queremos darle una sugerencia a los votantes de los Emmys: imagínense todos los comentarios y discusiones que habrá el lunes si Pose, Succession, Better Call Saul o This Is Us gana como Mejor Serie de Drama.