Videojuegos

«Starbound» y el escándalo de explotación laboral de Chucklefish

Ya habíamos hablado de que la industria del gaming tiene un ‘lado oscuro’, la crunch culture, que está empezando a dejarse ver. Cada vez más los desarrolladores están empezando a alzar su voz (o sus teclados) a través de las redes sociales, y esta vez Chucklefish está en el ojo del huracán.

Chucklefish es la compañía desarrolladora de Starbound, el videojuego de 2016 que tiene un 9/10 en Steam, y que los gamers consideran que es uno de los juegos más entretenidos de los últimos años.

Sin embargo, para tener el reconocimiento, pasó manos de personas que la pasaron mal, según las acusaciones de uno de los empleados del proyecto, quien aseguró que invirtió dos años de su vida en crear Starbound, pero aún así, él y otros compañeros no recibieron pago por parte de Chucklefish.

Se trata de Damon Reece. Dijo que tenía solo 16 años cuando trabajó en el proyecto. Y, como explicamos en el artículo del crunch time, el desarrollo de juegos es difícil para quienes están en compañías que buscan ganar ‘exposición’, y esto crea un desequilibrio de poder donde horas y horas de trabajo extra no remunerado se vuelven aparentemente aceptables.

Chucklefish es el último en ser acusado de esto, pero también están Epic Games, EA, Rockstar Games, entre otros.

 


Solo el crédito

Damon alegó que todo lo que recibió por el trabajo que realizó fue su nombre brillando en los créditos, pero nada de dólares en su cuenta bancaria. Asimismo, afirmó que a aproximadamente una docena de otros trabajadores también les sucedió lo mismo.

Reece dijo que decidió habla ahora porque está en una «posición segura y estable» y quiere advertir a los demás no deben trabajar de gratis para nadie, pues solo tendrán un «mal sabor permanente en la boca una vez que se dé cuenta de que lo han tenido», es decir, nada por todo.

Otros desarrolladores y creadores involucrados en el proyecto también han tenido el coraje de hablar sobre sus propias experiencias. Es el caso de Clark Powell, un compositor que abandonó el proyecto cuando descubrió que no le pagarían.

 


Denuncias y respuesta

Las cosas se fueron de Twitter a Reddit, donde algunas otras personas involucradas crearon un hilo sobre las acusaciones. Además, también está en proceso otro preocupante hilo en el que los desarrolladores hablan ​​de acoso sexual y de la eliminación de mensajes que exponen estos comportamientos.

Por su parte, Chucklefish envió un comunicado a The Gamer para mostrar su posición al respecto.  Dijo que todo el equipo está «consciente y entristecido» por las acusaciones actuales con respecto al desarrollo inicial de Starbound. A continuación, el texto completo:

«Durante este tiempo, tanto el equipo central como los colaboradores de la comunidad colaboraron a través de una sala de chat y dedicaron su tiempo de forma gratuita. Los contribuyentes de la comunidad no estaban obligados a crear contenido, trabajar en plazos o dedicar un número particular de horas. Todos fueron acreditados o remunerados según su acuerdo.

Ha pasado casi una década desde que comenzó el desarrollo de Starbound, y desde entonces Chucklefish se ha convertido considerablemente en un estudio independiente que tiene un fuerte énfasis en las buenas prácticas de trabajo, proporcionando un ambiente acogedor para todos los empleados y autónomos.

Nuestras puertas permanecen abiertas para cualquier parte relacionada que desee analizar sus inquietudes directamente con nosotros».

Es posible que este inconveniente tenga un largo desenlace y que las denuncias sigan saliendo a la luz. Esperamos que todos merezcan la justicia que merecen.