Boom!

El pasado oscuro del famoso eslogan de Nike: «Just Do It»

nike wallpaper just do it Lovely Nike Wallpaper Just Do It Football Nike Quotes QuotesGram MTM

La moneda tiene dos caras y siempre nos han dicho que conocer ambas nos da una mejor perspectiva sobre las cosas, aplica para cualquier caso o situación de la vida en general. Esto lo pusimos en práctica al saber que uno de los eslogan más famosos del planeta tiene un pasado bastante oscuro, se trata del famoso «Just Do It» de Nike.

Just Do It fue ideado por Dan Wieden, el director de la agencia Wieden & Kennedy, que lo incluyó como el foco de un anuncio de televisión en 1988. Lo que muchos no sabían hasta ahora sobre el eslogan, que se repite sin cesar, es que nació a partir de las últimas palabras que dijo el responsable de un doble homicidio minutos antes de morir: Gary Gilmore, quien mató a dos personas en Utah en 1976.

Gilmore robó y mató a un empleado de una gasolinera, y luego a un trabajador de un motel, según los registros de la Corte Suprema de Estados Unidos. Los registros muestran que Gary se disparó en la mano en el proceso, y huyó a la casa de su prima Brenda en busca de ayuda médica, pero ella finalmente lo entregó a la policía.

Tras haber sido sentenciado a muerte en la Prisión Estatal de Utah en octubre de 1976, el 17 de enero de 1977 a Gilmore le preguntaron si tenía alguna última palabra antes de que su sentencia fuera ejecutada. La respuesta frente a un pelotón de fusilamiento de cinco hombres de Gary fue: «Hagámoslo».

En una entrevista con el cineasta Doug Prayen para el documental Art & Copy de 2009, Dan Wieden comentó que ninguno le prestó tanta atención a este hecho, más allá de que funcionaría en el anuncio

«Intentaba escribir algo que lo completara todo, para que hablara a las mujeres que acababan de empezar a caminar para ponerse en forma, a las personas que eran atletas de clase mundial, y tenía el mismo tipo de conexión con ellas».

Estas fueron las palabras de Weiden en una entrevista para Deezen, en la que comentó cuáles eran sus intenciones al usar este eslogan para la marca.

El eslogan salió a la luz en un comercial de 1988 sobre un atleta de 80 años llamado Walt Stack. Tras el estreno de la pieza, las ventas de Nike se dispararon y el resto es historia.

Con información de Business Insider.