Cine & TV

¿Por qué Netflix sigue corriendo el riesgo de perder suscriptores?

Y ocurrió de nuevo, cuando menos lo esperaban los fanáticos de The OA fueron las nuevas víctimas del tío Netflix tras la abrupta cancelación de la serie, considerada dentro del grupo de series de culto que ha tenido la plataforma, de acuerdo con los propios suscriptores, lo que alimenta un riesgo que ha venido enfrentado desde hace algún tiempo.

Tan solo dos temporada, el plan inicial de cinco años de los creadores de la serie fue reducido y los fanáticos no están de acuerdo en lo absoluto. Bien sea por la creación de peticiones o el clamor de los fanáticos para un cierre completo, la molestia se puede palpar en internet.

Desafortunadamente, las repentinas cancelaciones no son noticias nuevas para los suscriptores de Netflix. De hecho, The OA es tan solo la más reciente serie víctima de una cancelación uniéndose a varias favoritas del público como One Day at a Time, Santa Clarita Diet, Sense8 y Everything Sucks!.

Si bien estas decisiones han respondido al desempeño de la serie con la audiencia, esto ha influido directamente en la percepción que los usuarios están teniendo con respecto a la plataforma.

Algunos incluso han amenazado con cancelar sus suscripciones en respuesta a la salida de sus series favoritas. Si bien un análisis afirma que las cancelaciones de algunas series no tiene repercusión directa en las suscripciones, si se percibe en el ambiente una especie de resentimiento que ha ido creciendo con el tiempo.

Netflix puede decir que cancelar una serie es «doloroso» y todo lo que quiera, pero solo será cuestión de tiempo cuando termine prematuramente un programa favorito de los fanáticos antes de que los fanáticos desconfíen de invertir en historias futuras y eventualmente cancelen Netflix nuevamente.

Mucho de este resentimiento viene a partir de una noción de «justicia». Para los fanáticos no es «justo» que a The OA no le fuera dado la oportunidad de culminar su historia, tampoco fue justo que Everything Sucks! haya terminado con un cliffhanger (final abierto) y mucho menos es «justo» que la audiencia LGBTQ+ y Latinx haya perdido representación con la salida de Sense8 o One Day at a Time.

Sin importar el criterio creativo o financiero detrás de cada cancelación, Netflix está corriendo el riesgo de perder a muchos de sus suscriptores, teniendo en cuenta que series como Friends y The Office están siendo reclamados por plataformas streaming de la competencia, por lo que debe apoyarse aún más en su contenido original.

La pregunta es ¿Querrán los suscriptores seguir siendo fieles a las series originales de Netflix, aún sabiendo que corren el riesgo de que en cualquier momento puede llegar el fin de forma abrupta? Solo el tiempo lo dirá.