Cine & TV

Los momentos icónicos de la segunda temporada de «Big Little Lies»

Las 5 de Monterey regresaron para una segunda temporada de Big Little Lies llena de drama, tensión, suspenso, lágrimas, desesperación, todas las cosas que provoca mantener una mentira por tanto tiempo para evitar a toda costa que sus vidas se las llevara las olas del mar.

No hay duda en que la serie protagonizada por Reese Witherspoon, Nicole Kidman, Laura Dern, Shailene Woodley y Zöe Kravitz volvió a cautivarnos semana tras semana con cada episodio transmitido, sin mencionar el hecho de que la revalorizaron aún más gracias al increíble trabajo de Meryl Streep como la terrible Mary Louise.

Aunque aún no han confirmado la tercera temporada de Big Little Lies, lo cual nos tiene ansiosos dado el final que vimos. Mientras esperamos que eso ocurra, quisimos recopilar algunos de los momentos icónicos de la segunda temporada.

El grito de Mary Louise

En la primera temporada fue el grito de Renata, pero no hay duda en que el grito de Mary Louise fue terapéutico para ella, pero un poco atemorizante para Celeste, sus hijos y todos nosotros que vimos ese momento. Es que definitivamente nadie grita como Meryl.


Madeline y Mary Louise en la cafetería

Todos pensábamos que Mary Louise sería una mujer indefensa que venía a brindar su apoyo a Celeste para poder sobrellevar la muerte de Perry. Pero pasó todo lo contrario, la señora llegó determinada para esclarecer la muerte de su hijo y uno de sus objetivos favoritos fue Madeline, a quien sutilmente le hacía saber sus sentimientos.


«No voy a dejar de ser rica»

Los 5 segundos más poderosos de la segunda temporada de Big Little Lies son los de Renata dejándole claro a Gordon que la pobreza no es una opción para ella.


La charla de Renata con los profesores de Amabella

Renata fue la reina de los conflictos esta temporada, y esto lo decimos porque en todos hubo un elemento de comedia implícito que nos hacía esperarlos con ansias. La pasó mal Renata pero eso nunca dejó que afectara su autoestima ni su grandeza.


Renata y Gordon pelean en el carro

A esto nos referimos cuando decimos que las escenas en donde Renata discutía resultaban cómicas en cierta forma, porque verla perder el control cuando se vendía como una mujer muy equilibrada era lo divertido.


Ed se entera de la infidelidad de Madeline

Uno de los puntos que quedó sin desarrollar de la temporada anterior fue este, y finalmente vimos a Ed enterarse de que Madeline le había sido infiel, el secreto peor guardado de toda la serie.


El discurso de Madeline

Reese se merece todos los honores por esta escena, quizás su mejor actuación en toda la temporada.


La confesión de Bonnie

Una de las grandes dudas que hubo a medida que la temporada pasaba era la lucha consigo misma que tenía Bonnie tras haber matado a Perry (SPOILER!), con la amenaza latente de que confesara el crimen. Al final lo hizo pero a su madre en coma, en uno de los momentos más reales y honestos que vimos en la temporada.


La cachetada

Si existiera un salón de la fama de las cachetadas en televisión, no hay duda en que esta ocuparía uno de los sitiales de honor. No todos los días se tiene la posibilidad de ver a Nicole Kidman cachetear a Meryl Streep.


Renata, la destructora

Épica y grandilocuente como su personaje, así fue una de las escenas finales de Renata en la temporada, destrozando todos los juguetes de Gordon, quién pudo conservarlos mientras que ella se había quedado sin nada.


Celeste interrogando a Mary Louise en el juicio

Finalmente fue acá cuando vimos a Celeste tomar venganza de todos los malos ratos que su suegra le hizo pasar desde que llegó a su vida, así como a las del resto de las 5 de Monterey. Sabemos que esta serán las escenas que mostrarán justo antes de que Nicole y Meryl se ganen todos los premios habidos y por haber, gracias a su increíble trabajo en el final de temporada de Big Little Lies


Bonus: Lo que pudo ser y no fue…