Cine & TV

¿Qué tienen en común «Stranger Things 3» y «Toy Story 4»?

Punto en común de entrada, tanto la tercera temporada de Stranger Things y la cuarta entrega de Toy Story fueron dos de los grandes estrenos de esta temporada, los fanáticos estaban deseosos de ver todos los avances y las nuevas historias que traería tanto la serie de Netflix como la película de Pixar.

Ahora que ya ha pasado un poco el tiempo desde que ambos proyectos se estrenaron, vale la pena revisar un poco los argumentos que tuvieron las historias en sus nuevas entregas, porque a pesar de que son dos universos completamente distintos, tuvieron varios puntos en común y que explicaremos en las siguientes líneas.

Madurez

A pesar de que estamos hablando de juguetes, a lo largo de la saga de Toy Story hemos visto cómo los personajes han evolucionado gracias a la madurez que han adquirido a partir de las situaciones que han enfrentado: la mudanza de casa, la despedida de sus dueños, abrirse a nuevas oportunidades y el liberarse de ataduras emocionales.

En el caso de Stranger Things, si bien los chicos están entrando en la adolescencia vimo cómo al pasar de los capítulos les tocó asumir con madurez que sencillamente las cosas bien y no necesariamente lo hacen en la manera en que nosotros quisiéramos o desearamos, desde Will queriendo aferrarse a sus amigos mientras que ellos tenían problemas de otra índole, hasta Steve negándose a enfrentar su nueva realidad.

Empoderamiento femenino

Es evidente que Toy Story 4 estuvo centrada en el regreso de Bo Peep, quien volvió pero en una versión mucho más realista y empoderada de su personaje que estuvo ausente en la tercera entrega y que en la historia era dueña de sus propias decisiones, cosa que de alguna forma tenía desencajado a Woody, quien estaba acostumbrado a asumir el papel durante toda su vida.

Por otra parte, también está Jessie quien a partir de ahora retoma su papel como líder de un grupo. Hay que recordar que Jessie en la segunda película era la líder de su grupo (Tiro al blanco y el oloroso Pete).

Pasando a Stranger Things, es obvio que este elemento tuvo una presencia importante en la amistad que desarrollaron Eleven y Max. Reconocimiento a Max, quien fue la que empujó a Eleven para que tomara las riendas de su vida y de sus decisiones.

Pero no solo fueron ellas, paralelamente estaba el interés que habían desarrollado las participaciones de Erica y Robin en la historia y la importancia que tuvieron en el conflicto con los rusos. Las 4 chicas fueron las estrellas de la temporada, dejando atrás a todos los personajes masculinos (a excepción de Hopper).

Las despedidas

El final de temporada de Stranger Things nos dejó muchas despedidas: la familia Byers despidiéndose de Hawkins, Jonathan de Nancy, Will de sus amigos, Mike de Eleven, Max de su hermano y todos nosotros de Hopper. Una despedida que estuvo implícita en ese capítulo fue cuando la pandilla entrega su caja de Dungeons and Dragons a Erica, para así dejar atrás la niñez y comenzar a vivir sus vidas, sus historias desde la adolescencia. Como le gusta denominarlo a algunos: el cierre de ciclos.

Y fue precisamente un cierre de ciclo el que vimos al final de Toy Story 4, tras entender que nada es para siempre y que los propósitos evolucionan, Woody comprendió que ya su labor en la vida había terminado y que si bien ya no le iba a pertenecer a un solo niño, podía seguir siendo ese amigo fiel para muchos niños a la vez.


Ambos finales tienen en común el hecho de que las audiencias tanto de la serie como de la película crecen y deben recurrir a elementos que resuenen con los momentos y situaciones que estén enfrentando en la actualidad.