Cine & TV

Los personajes LGBTQ+ en la ficción han tenido clichés a través del tiempo

Ha sido mucho lo que se ha transitado y los cambios que se han dado en la sociedad para que los personajes LGBTQ+ en series, películas, novelas, etc, no sean presentados de la misma forma o respondiendo a parámetros establecidos para definir a una persona que se siente atraída por alguien de su mismo sexo.

Precisamente estos clichés se han trasladado hasta la vida real, donde suele ocurrir que personas de este colectivo repiten estos parámetros, queriendo o sin querer.

Ahora que estamos en el mes del orgullo gay, vale la pena revisar estos patrones para darnos cuenta que ha habido una evolución de esta situación.

La infidelidad

En los 80s y 90s era una costumbre escuchar que las personas del colectivo LGBTQ+ se les relacionara directamente con la promiscuidad, cosa que se veía reforzada cuando teníamos un personaje gay en alguna serie o película cuya vida sentimental era todo menos estable.


La asexualidad no existe

¿Acaso hemos visto algún personaje en serie o película que sea asexual? No, y eso se debe a que durante mucho tiempo se tenía la idea de que la asexualidad no existía y que toda persona se siente atraída hacia otra persona bien sea del sexo opuesto o del mismo.

Si bien hemos visto personajes que no tienen ninguna relación sentimental a lo largo de la serie o la película, esto no ha sido algo que se ha dejado ver de forma explícita.


La bisexualidad

En tiempos recientes es que hemos visto una representación de personajes abiertamente bisexuales, sin que exista la típica historia de que el personaje en cuestión atraviesa una fase en la que no se decide si le gustan las mujeres o los hombres.


El mejor amigo gay

Este es un cliché que ha sido representado principalmente por hombres gays, el cual podemos decir que ha sido el que más se ha repetido en la vida real. El problema es que estos personajes han sido mostrados como unas personas vanidosas, unidimensionales y sin nada que ofrecer más que consejos sobre moda y escuchar los problemas de sus amigas.


La feminidad y la masculinidad

Hombres gays igual a afeminados, mientras que las mujeres lesbianas igual a masculinas. Es cómico ver este patrón en películas de humor, pero cuando la risa pasa y observamos el mundo en el que vivimos, sabemos que es periódico de ayer el hecho de que los gays y las lesbianas respondan a este patrón.


Reducidos a su orientación sexual

Como seres humanos enfrentamos una serie de diversos problemas que nos afectan en las distintas etapas de nuestra vida. Sin embargo, en la ficción hemos visto que los personajes LGBTQ+ no cuentan con otra línea narrativa más allá que la del hecho de lidiar con su orientación sexual.


La muerte

Esto ha cambiado también con el tiempo, pero desde que aparecía el personaje gay en la pantalla ya sabíamos que moriría porque por alguna razón los guionistas siempre tenían ese destino para estos personajes.