Cine & TV

¿Por qué la 8va temporada de «Game of Thrones» ha dividido tanto a los fans?

La octava temporada de Game of Thrones ha demostrado ser quizás la más controversial en toda la historia del show, especialmente tras el quinto episodio The Bells, el cual dejó opiniones encontradas entre los fans por las distintas decisiones que se tomaron en cuanto a algunos personajes y el rumbo que ha tomado la historia.

Pero el punto que muchos no han visto tras 8 temporadas es que esos elementos que han dividido a la audiencia no son resultado de las situaciones que ocurren actualmente, sino más bien de los errores del pasado que han definido el presente de la historia.

El final de la historia iba a ser un reto para los creadores, quienes ya tenían predefinido el desenlace de la historia aún y cuando los libros de George R.R. Martin no habían sido terminados. Sin embargo, hemos querido analizar las razones por las que esta temporada ha dividido tanto a los fans.

Temporada corta y con avances atropellados

6 episodios han quedado cortos ante todas las situaciones que había por desarrollar al momento en el que se estrenó la temporada hace poco más de un mes.

Solo para poner las cosas en perspectiva, en 350 minutos (equivalente a 7 episodios de una hora) esta temporada ha desarrollado dos historias, uniendo docenas de puntos de giro a medida en que los acontecimientos se iban dando.

El comienzo de la octava temporada hasta el quinto episodio ha tenido un desarrollo diferente al que hubo desde el inicio de la serie hasta la Batalla de los Cinco Reyes (al final de la tercera temporada) pero lo hizo en un cuarto de tiempo. Más allá de la velocidad, es la manera en cómo se venían contando las historias.


Impacto en lugar de lógica

No se trata de que Daenerys se haya vuelto loca de repente, o de que Arya haya sido la elegida para acabar con el Rey de la Noche, porque ambos puntos en la historia tienen sentido porque se ha construido una narrativa, pero el detalle está en que los escritores prefirieron usar el impacto por encima de la lógica.

En el caso de Arya, aunque la amamos con todo nuestro corazón, nunca estuvo claro ni predestinado que ella sería la que acabaría con el Rey de la Noche, caso contrario a toda la narrativa que tuvo Jon Snow como líder de este movimiento, o hasta la propia Daenerys.


Las temporadas en sí

Fue en julio de 2016, al momento en que se estaba transmitiendo la 6ta temporada, cuando fue anunciado que Game of Thrones culminaría su recorrido con la 8va temporada, en un momento en el que había muchas tramas desarrolladas y muy poco tiempo para terminarlas, dado que se dividió una temporada en dos partes, en una decisión clara de los productores.

Una de las razones por las que se ha tenido la sensación de que los acontecimientos en esta temporada han sido tan atropellados, es el hecho de que prácticamente en dos años tenían que resolver todos los puntos que quedaban pendientes.

Caso contrario a series que han decidido desarrollar toda la historia en un tiempo estipulado y determinado desde su comienzo (Breaking Bad, This is Us, por mencionar algunos casos)