Boom!Cine & TV

5 polémicas que sacudieron el Festival de Cannes

80 años han pasado desde la fundación del Festival de Cannes, uno de los festivales de cine más importantes y esperados del mundo, que año tras año llena de arte y estrellas a las paradisíacas costas francesas.

Cannes es una de las más grandes metas para quienes hacen cine, y ciertamente el festival es bastante exclusivo, con unas reglas de protocolo muy estrictas, situación que ha dado pie a más de una polémica.

La más reciente es la batalla que le han dado los organizadores a Netflix y sus producciones que no llegan a las salas de cine, y que por eso, según ellos, no merecen tampoco llegar al festival.

Sin embargo, si repasamos los 80 años de trayectoria en Cannes, el pleito con Netflix parece bastante inofensivo en comparación a otros escándalos que han salpicado al renombrado evento.

Nazis, topless, amenazas con bates, condenas del vaticano, entre otras cosas, han sido protagonistas durante el festival. ¿Quieres conocer todas esas historias? ¡Sigue leyendo!


Hitler se interpuso

Aunque la primera edición oficial del festival de Cannes fue en 1946, el evento se había planificado casi una década antes, en 1939.

Cuando el auge del fascismo y del nazismo contaminaron Venecia, varios diplomáticos y ministros de cultura acordaron llevar el festival a otros horizontes, llegando al acuerdo de celebrarlo en Cannes. Todo estaba listo, e incluso MGM puso a la orden un transatlántico para alojar a sus grandes estrellas. La inauguración estaba prevista para el 23 de agosto, y duraría hasta el 1ero de septiembre… día en que fue invadida Polonia, y empezó la segunda guerra mundial.

Lógicamente el festival no pudo seguir el curso previsto, y de las 26 películas que componían su selección, solo se presentó una: The Hunchback of Notre-Dame, de William Dieterle.


Un topless inolvidable

En 1954 se realizaba la octava edición del evento, y Simone Silva, una bella actriz de películas de serie B, fue declarada Miss Festival.

Simone protagonizó una sesión de fotos con el actor Robert Mitchum, y a los fotógrafos se les ocurrió la idea revolucionaria de que se quitara la parte de arriba de su traje y posara cubriendo sus senos con las manos. Ella, muy amante de los medios y la atención, aceptó la propuesta y fue así como el festival obtuvo su primer topless.

Tratando de obtener los mejores ángulos, tres fotógrafos cayeron al Mediterráneo y otros dos sufrieron lesiones, aunque nada con consecuencias fatales.

Pero, aunque las imágenes fueron un éxito, los organizadores del festival totalmente indignados, le pidieron a la actriz que se fuera.


Cuando Luis Buñuel le ganó a Francisco Franco

En 1961, Viridiana, una polémica película de Luis Buñuel, fue la que se coronó en Cannes, y desde entonces ningún otro film español lo ha logrado.

Narra la historia de una joven novicia que pasa unos días en casa de su tío antes de jurar sus votos y convertirse en monja. Cargada de erotismo y sexualidad, la versión censurada de Viridiana, tuvo algunos cambios más sutiles pero igual de picantes y sugerentes, como una escena en donde la protagonista junto con su primo y la amante de éste, juegan una partida de tute entre los tres.

La producción de Buñuel maravilló a la crítica y ganó la Palma de Oro, situación que obtuvo reacciones inmediatas por parte del Vaticano, que la tachó de «blasfema y cruel», y por supuesto de Francisco Franco, quien ordenó la destrucción de la cinta, salvándose solo una copia casi que por cuestión divina.

Aunque la película no pudo exhibirse en su país de origen hasta 1977, tras el fallecimiento de Franco, Viridiana será recordada como la insolencia de un cineasta que grabó una película escandalosa en las narices de un dictador.


El bate de Spike Lee

Do the Right Thing fue llevada a Cannes en 1989, por su director Spike Lee. La película narra la cotidianidad de Sal´s Famous Pizzería y sus repartidores, en una historia que termina siendo un retrato de las relaciones raciales en Nueva York.

A pesar de la buena crítica que recibió la cinta, el presidente del jurado en aquel entonces, Wim Wenders, consideró que el film no debía ganar al tener como protagonista un antihéroe.

Ante sus declaraciones Spike Lee no se quedó indiferente y dijo: «Tengo un Louisville Slugger en casa con el nombre de Wim Wenders escrito». Un Louisville Slugger es un bate de béisbol… A buen entendedor, pocas palabras.


Lars Von Trier y su parecido con Hitler

Melancholia era presentada en la edición del 2011 por su director Lars Von Trier, quien ya había ganado una Palma de Oro por Dancer in the Dark en el año 2000.

A pesar de que su película recibió elogios de la crítica, y el premio a mejor interpretación femenina para la actriz Kirsten Dunst, una desafortunada respuesta de Von Trier lo desterró del festival para siempre. Cuando le preguntaron por su interés en la estética nazi él contestó:

«¿Qué puedo decir? Entiendo a Hitler. Creo que hizo algunas cosas malas, sí absolutamente, pero puedo verle sentado en su bunker al final. Creo que entiendo al hombre. No es lo que llamarías un buen tipo, pero entiendo muchas cosas de él y simpatizo con él un poquito. No estoy a favor de la Segunda Guerra Mundial y no estoy en contra de los judíos, aunque no demasiado, porque Israel nos suele joder bastante.»

Las disculpas del director no fueron suficientes, y fue declarada como la primera persona non grata en la historia del Festival de Cannes.