Cine & TV

5 razones para ver «Bonding», la serie BDSM de Netflix

¿Quién no ha tenido que aceptar desesperadamente un trabajo para evitar una quiebra inminente? Cuando eres estudiante universitario, y estás en la búsqueda de la independencia, no hay que negarse a ninguna entrada extra, sin embargo… ¿Hasta qué punto estarías dispuesto a llegar?

Esa fue la interrogante que se planteó Pete, cuando se reecontró con su bff del colegio Tiff, y ella le ofrece un muy peculiar trabajo como asistente de dominatrix, una actividad bastante curiosa y sobre todo, lucrativa, que pondrá a prueba los límites del  pelirrojo.

De eso se trata Bonding, una serie disponible recientemente en Netflix pero creada en 2018 por Rightor Doyle y lanzada originalmente en la plataforma de streaming Blackpills.

Según el propio Doyle, Bonding está basada en sus propias experiencias, y cuenta con el apoyo de los mismos productores de Mr. Robot y True Detective.

¿Ya te parece interesante la primicia? Pues te convenceremos aún más de darle una oportunidad con estas 5 razones para verla.


1. Sólo necesitarás dos horas

¿Quieres darte un break sin engancharte durante 6 horas en Netflix? Pues Bonding es exactamente lo que buscas, ya que tiene solo 7 episodios con una duración entre 15 y 17 minutos, por lo que podrás verla como si se tratara de una película, pero en un formato por actos con arcos definidos y muy rápidos de ver.


2. BDSM

Tiff es una de las dominatrix más solicitadas de Nueva York, por lo que verás varias escenas de dominación bastante explícitas. Eso sí, ella deja bastante claro que su trabajo como ama es muy diferente a la prostitución, ya que no llega a tener sexo con ninguno de sus clientes.


3. Comedia negra y sarcasmo

Si bien las escenas BDSM son explícitas, en su mayoría arrastran situaciones que pueden parecer bastante hilarantes, por lo que seguro te arrancarán alguna carcajada. El sarcasmo y el humor plagado de referencias a la actualidad también son ingredientes importantes dentro de la serie.


4. New York

¿Alguna vez nos cansaremos de las historias contadas en New York? La respuesta es: no. Siempre hay algo fascinante en las tramas que se desarrollan en la salvaje metropolis que nunca duerme, y Bonding no es la excepción.

La lucha por la supervivencia, tiene más sentido cuando colocas de contexto una vida en New York.


5. Pete y Tiff

Por último, pero no menos importante, la química entre los protagonistas Brendan Scannell y Zoe Levin, que nos hace amar la relación de estos mejores amigos con años y años de historia: Pete, un chico gay bastante tímido y reprimido, y Zoe, una chica fuerte y ruda, intentando sobrevivir siendo ellos mismos en una ciudad donde todo es posible.

Poco a poco conoceremos más sobre ellos, el deseo de Pete por ser comediante aunque el miedo escénico lo paraliza, la lucha de Tiff por convertirse en psiquiatra, y su relación que los lleva a formar una alianza bastante particular para obtener dinero de formas poco convencionales.