Cine & TV

Dos errores que probablemente no notaste en el cuarto episodio de «Game of Thrones»

Puede que en el antepenúltimo capítulo de la octava temporada de Game of Thrones ocurrieron varios errores de estrategias políticas y de guerra (preocupante), pero también dejaron caer unas que otras cáscaras de banana que los fanáticos de la aclamada serie de HBO no pudieron dejar escapar.

Por suerte no fueron numerosas equivocaciones. No obstante, aquí vamos a hablar de ellas, pues ahora mismo están en tendencia en las redes sociales que, como sabe todo el mundo, nunca perdonan nada.


Daenerys y su… ¿Starbucks?

Sin duda alguna hay muchas cosas sobre las cuales podríamos estar hablando ahora mismo. Por ejemplo, sobre cómo Jon no se despidió de Ghost, sobre ese duro final, sobre los corazones rotos… Pero aquí estamos todos hablando del envase de café Starbucks que apareció en escena y que, al final de todo, fue protagonista.

En esta gran serie, donde cada detalle se lleva a cabo con rigurosidad y cuidado, simplemente a alguien se le olvidó remover el contenedor desechable. Estuvo toda una secuencia a la vista.

¿Dany viajó en el tiempo por un Starbucks? Wow, se nota que necesitaba cafeína.

Ahora bien, es bastante ridículo que esto haya pasado por alto en del proceso de edición de postproducción. Al parecer, luego les dio algo de pereza utilizar algo del costoso CGI en la moderna taza de café.

En fin, lo que podemos sacar de este error es: ¡Memes! Sí, ellos nunca están de más.


La retrospectiva de Sansa

Continuando la seguidilla de errores, entre melodías de amor y desamor hubo una nota desafinada que, probablemente, muchas personas no notaron debido a la naturaleza de la persona y sus vivencias. Y hablamos de Sansa, uno de los personajes que más ha sufrido (además Theon), quien en este episodio tiene un «reencuentro» con Clegane.

La escena se da para que el espectador entienda que Sansa ya no es más «el pajarito» que The Hound trató de proteger hace tantos años atrás. Pero eso no era necesario, ya hemos notado que su personaje maduró y tuvo que hacerlo a pesar de todos los horrores que tuvo que vivir.

Lo cierto es que para nada necesitábamos seguir «entendiendo» que Sansa sufrió un cambio. Pero en estas líneas escuchamos a The Hound hablar en su tono habitual sobre lo que pasó con Ramsay, pero la respuesta de la pelirroja Stark es mucho peor, pues dice que si no hubiese pasado por tantas maldades, no sería la mujer que es hoy en día.

Sin duda alguna, estuvo fuera de lugar, porque su línea se traduce en que la violación de sufrió fue lo que construyó su carácter… Y realmente eso no es una «excusa». Más inquietante aún es que el guión viene a manos de dos hombres.

Ahora bien, al final de todo, hay cosas que dolieron más que estos errores de guión y edición. Ya solo restan dos episodios y solo esperamos que las buenas decisiones sigan firmes, porque sabemos que no habrá final feliz aquí.