Videojuegos

5 videojuegos que no deberían tener adaptación cinematográfica

Hollywood siempre ha funcionado como un trampolín a la fama, sea de franquicias o de actores y actrices en ascenso, que en la mayoría de los casos logran un éxito inminente. No obstante, lo mismo no sucede con los videojuegos, y ese es el principal motivo por el cual deberían olvidarse de la adaptación cinematográfica.

Hasta ahora, la industria del cine no tiene un gran historial en la adaptación de los videojuegos para la pantalla grande, aunque hay algunas salvedades como Assassin’s Creed, Rampage y Tomb Raider (2018): todas fueron mejores películas que algunas de las adaptaciones del pasado.

Es importante que los desarrolladores piensen muy bien antes de irse por este camino, pues una película podría arruinar la reputación de la marca, así como sucedió con Hitman, o simplemente puede ser una lamentable pérdida de dinero.

Ahora bien, es momento de enumerar cinco grandiosos títulos que por nada del mundo deberían tener una adaptación cinematográfica.


Call of Duty

Call Of Duty lleva más de 15 años, y desde los arcos de la historia aclamada de Modern Warfare hasta el criticado Infinite Warfare, Hollywood tendría mucho para elegir si tuvieran ganas de adaptar la franquicia al cine.

Si esto llegase a pasar, existe la posibilidad de que tenga dificultades con el ritmo y el desarrollo del personaje, debido a que los juegos enmarcan todo alrededor de una forma jugable de larga experiencia. En realidad, resultaría en un desastre.


Red Dead Redemption

Si bien la historia de John Marston en el primer juego es insuperable, y la trama del videojuego pudiese ser fantástica, el nivel de emoción hacia los personajes, específicamente durante el acto final,  no alcanzaría la altura que el juego logra.

10 horas de juego y el impacto de la trama como tal no podrán encapsularse en dos horas de película, simplemente no funciona.


Grand Theft Auto

GTA siempre ha sido un icono en la industria de los juegos por cambiar la forma en que funcionan los juegos de mundo abierto.

Si bien de este título pudiesen surgir películas locas, divertidas y extrañas a su manera, no es comparable a la intensidad máxima y rush que produce jugar Grand Theft Auto en sí. Además, hay que tener en cuenta que el filme se traduciría en una enorme cantidad de violencia y asesinatos.


Yakuza

La popular franquicia japonesa ha ganado fanáticos en todo el mundo en los últimos años, y esto generó que nacieran remakes de grandes presupuestos de los primeros 2 juegos. El juego tiene un tono intenso a hilarante que solo funcionan tan bien porque los jugadores controlan la vida de Kiryu y lo que él hace.

Las secuencias magistrales de narración y acción también encajan a la perfección. Además, la franquicia puede tardar al menos 60 (o más) horas en completarse. Sin embargo, hay una película que salió en 2007, pero no es buena en absoluto.


BioShock

La intensa historia de BioShock sobre la construcción de Rapture podría convertirse en una película fantástica, pero desafortunadamente, una de las partes más importantes del videojuego simplemente no se pudo traducir a película: la revelación de que el jugador es esencialmente un títere de Atlas es un momento increíble.

Aunque una adaptación cinematográfica puede abordar la complejidad de la historia y la esencia de este juego, sería difícil conectar con la audiencia a menos que estuvieran interactuando directamente con ella; haciendo exactamente lo que se dice que están haciendo en la trama.

En otras y pocas palabras, ¡olvídense de la cinematografía!