Cine & TV

¿Netflix está volviendo «obsoleto» al cine? Tenemos la respuesta

No es tan difícil que muchas personas crean que con el rápido avance de la tecnología, la inmediatez y las plataformas de streaming (como Netflix o Hulu), se esté haciendo a un lado el entretenimiento que brinda estar ante una gran pantalla. Es decir: ¿Adiós, cine y hola «Netflix and chill»?

¡Stop! No es así de simple. Un estudio realizado por Michael Pachter, analista de Wedbush, aseguró que esta nueva realidad causó un efecto positivo y se incrementaron las idas al cine.

Aunque los servicios de transmisión por secuencias han alterado fundamentalmente la forma en que los consumidores miran la televisión, la idea de que si las audiencias pasan más tiempo viendo el contenido en su hogar, pasa menos tiempo en los cines, es un mito, de acuerdo a Patcher:

«Nuestra conclusión es que Netflix y la expansión de las plataformas (de transmisión de video on demand) tendrán un impacto mínimo en la taquilla dada la gran cantidad de contenido, gran parte de la cual es ideal para estrenos teatrales (y la mayoría de los talentos se oponen ferozmente y contractualmente a un lanzamiento directo a la transmisión).»


Año récord

El año pasado la taquilla doméstica tuvo un año récord, con USD 11.9 mil millones. Hubo un aumento del 5% en el número de entradas vendidas y 263 millones de personas (el 75% de la población) vieron al menos una película en el cine. Al ritmo actual, Pachter espera que la taquilla de EE.UU crezca alrededor de un 1% a 12 mil millones de dólares este año, es decir, otro récord.

“Todos tienen una cocina, pero todos todavía salen a comer”, dijo en el panel del CinemaCon, Charles Rivkin, CEO de Motion Picture Association of America (MPAA), citando a Sterling Bagby, el último cofundador de B&B Theatres.

Agregó que con cada innovación en la industria del entretenimiento, existe la preocupación de que matará al cine. Imágenes que hablan, películas en tecnicolor, televisión, cable básico y teléfonos inteligentes fueron vistos como interruptores. “Y sin embargo, todavía estamos aquí”, dijo Rivkin.

Rivkin tomó el mando de la MPAA en 2017 y ha abrazado a Netflix. La plataforma de transmisión fue la primera de su tipo en unirse a la MPAA y ahora se encuentra junto a Disney, Paramount, Sony, Fox, Universal y Warner Bros.

“Los sectores teatral y de entretenimiento en el hogar crecieron fuertemente en 2018, y eso es una gran noticia, porque todos somos parte del crecimiento juntos”, apuntó.


50 y 50

De acuerdo a una investigación del grupo de Economía Cuantitativa y Estadística de EY, las personas que van a ver películas en cines con más frecuencia también son las mismas que consumen más contenido en plataformas de streaming. No obstante, aún hay tensiones entre Netflix y los dueños de cines.

Netflix ha optado notoriamente por períodos de lanzamiento más cortos en la taquilla de lo que los operadores de salas de cine suelen esperar.

Tradicionalmente, los estudios de Hollywood, e incluso Amazon, emplean una ventana de lanzamiento de 90 días, lo que significa que la película se emitirá en cines durante ese período de tiempo antes de estar disponible en video a pedido o en el sitio o aplicación de un servicio de transmisión.

Es decir: una ventana más larga significa más dinero para los dueños de cines.

Por otro lado, la ganancia financiera no es la única razón por la que los cineastas y los dueños de cines quieren que las películas se proyecten.

“Tuvimos que tomar una decisión sobre lanzar Crazy Rich Asians en un servicio de transmisión o teatralmente. No fue una elección obvia para algunos, pero para nosotros fue muy obvio ”, dijo Jon Chu, director de Crazy Rich Asians durante un panel.

Asimismo, destacó que “si quisiéramos afectar la cultura a escala mundial, formar parte del diálogo que se tenía que tener y con urgencia, sabíamos que solo había una forma de presentar nuestra película, y eso fue en el cine”, dijo.

En síntesis, podemos decir que así como los ingresos de los servicios de transmisión van en un aumento galopante, así mismo sucede con la industria de los cines. Están a salvo y no están nada obsoletos, aún queda cine para rato.

Fuente: CNBC