Música

7 momentos inolvidables de Keith Flint, el líder excéntrico de The Prodigy

El pasado 4 de marzo se apagó la vida de un ícono de los 90: el vocalista de The Prodigy, Keith Flint. Él fue uno de los músicos más intensos y directos que jamás haya pisado el escenario, y su apariencia excéntrica siempre salía a relucir junto a sus piercings y cabello teñido.

El  hombre de Firestarter pasó a la historia y dejó una huella imborrable. Keith Flint no será fácil de olvidar y no pretendemos hacerlo. Aquí están sus momentos más memorables. 


El video de Firestarter

El primer álbum de la banda, Experience, que incluía Jericho, Out of Space y Everybody in the Place, alcanzó el número 12 en las listas de álbumes. Luego llegó Music for the Jilted Generation y The Prodigy fue subiendo como espuma con rolas como No Good y Voodoo People.

Pero fue la aparición de Flint en el video de Firestarter del disco The Fat of the Land, que convirtió al grupo y a Keith en nombres familiares. Su baile agresivo en un túnel ferroviario en desuso quedó para la posteridad.


Un break

Tras el éxito de Fat of the Land, Flint no apareció en su álbum de 2004, Always Outnumbered, Never Outgunned, pues decidió tomarse un break después de vivir días oscuros.

En una entrevista Keith dijo que estaba «bebiendo y tomando demasiadas drogas», pero cuando conoció a su esposa (en ese entonces), la DJ japonesa Mayumi Kai, dejó todas las sustancias estupefacientes fuera de su cuerpo. Se dio un respiro.


Reunión – Invaders Must Die

En 2009, Prodigy volvió a la escena para lanzar su álbum Invaders Must Die y su single Omen, que alcanzó el número cuatro en la lista de singles del Reino Unido y estuvo número uno en Suiza.


War

War marca una de sus raras apariciones como invitado, con el productor de dubstep, Caspa. En esta rola su voz es un acompañante ideal que logra eclipsar a cualquier persona que la escuche.


Glastonbury, 1995

El baile de Keith era increíblemente enérgico. Giraba su cuello a una velocidad tan vertiginosa, y ganó tanta fama que hasta hay tutoriales en YouTube sobre cómo bailar como él.


Festival de Phoenix , 1996

Aquí, Keith Flint era el dueño del escenario como un bufón maníaco: simulaba pelear con Maxim, con los ojos bien abiertos que parecían caricaturescos y murmurando órdenes a la multitud. Simplemente energía pura.


Nasty

Nasty es una de las dos pistas donde Flint tiene un crédito de escritura en The Day Is My Enemy. Es casi un recordatorio a los tiempos de Firestarter.

Ruidoso y frenético son adjetivos indicados para alabar la presencia de Keith en el escenario y en tu cabeza. Él pertenecía al mundo del EDM, pero inspiró a los punks y a los metaleros, incluso a System of a Down.