Cine & TV

Los 10 gatos más icónicos de la historia del cine y la tv

Los gatos son poseedores de un auténtico ejército de fans. Las redes sociales han contribuido a este amor, con miles de cuentas de Instagram dedicadas a fotos de felinos, que se han convertido en auténticas celebridades.

Hoy es el Día Internacional de los Gatos, y por su puesto Internet no ha pasado esto por alto. Así que nos pusimos a pensar en las figuras gatunas más icónicas del cine y la tv, y descubrimos que este animalito ha sido un elemento importante en varios clásicos de clásicos. Empecemos.


Gato de Cheshire

Alicia en el País de las Maravillas está repleto de personajes intrigantes, pero el irónico y escurridizo Gato de Cheshire, con su sonrisa más inquietante que reconfortable, es uno de los más célebres.


Jonesy

¿Cómo olvidar al adorable y travieso felino de Ripley? No olvidemos que da unos muy buenos sustos en los momentos más críticos de la película.


La señora Norris

El gran amor del detestable señor Filch, el conserje de Hogwarts. Con sus ojos rojos y maliciosos, es la mayor cómplice de su dueño para delatar las travesuras de los estudiantes.


Orión

Imposible pasar por alto al coqueto gato de Men in Black, que llevaba una galaxia colgando de su collar.


Gato

Una criatura que se negaba a despegarse de la bellísima y ambiciosa Holly, por más que ella quisiera mantener distancias con él, negándose incluso a ponerle un nombre.


Baldomero

El Doctor Malito de Austin Powers, es una parodia del gran villano de James Bond: Ernst Stavro Blofeld.

Una de las grandes características de este maligno personaje, es su forma de acariciar un gato insistentemente sobre su regazo, a lo que se hace referencia con Baldomero en Austin Powers, y en películas menos caricaturescas como El Padrino (el gato de Vito Corleone también es una insignia).


Gato con Botas

El simpático gato de Shrek, que tiene un gran sentido del honor, y excelentes habilidades como espadachín, también puede derretirte con su tierna mirada.


Gafe

Meet the Fockers fue una comedia que marcó los 2000, protagonizada por Ben Stiller y Robert De Niro, este último con una mascota felina que se convierte en un auténtico dolor de cabeza para el personaje de Ben.


Salem

Si bien no es un gato del cine, Salem sí marcó la historia de la tv en los años 90 como el fiel acompañante demonio de Sabrina, la bruja adolescente.

Sus comentarios ingeniosos y sarcásticos le robaron cámara a la protagonista en más de una ocasión.


Garfield

Probablemente el gato más icónico del mundo del entretenimiento, que nació en un cómic y ha pasado por la tv y el cine logrando recaudar casi 300 millones de dólares.