Videojuegos

Los videojuegos no están relacionados con las conductas violentas, y tenemos las pruebas

¿Cuántas veces hemos escuchado que los videojuegos vuelven a la gente más violenta y que le dan un mensaje bélico a la juventud? Los mayores detractores del gaming han asociado a los jugadores con un sinfín de estereotipos antisociales, y han responsabilizado directamente a los videojuegos.

Sin embargo, se ha probado una y otra vez que no existe una relación entre la violencia y el gaming, y que por el contrario, jugar desarrolla las destrezas intelectuales de los aficionados.


La ciencia habló

Ahora, finalmente llegan pruebas definitivas que desmontan todos los mitos, de la mano de la Universidad de Oxford (una de las instituciones más respetadas e importantes del mundo) tras un estudio aplicado a más de 2000 jóvenes británicos entre los 14 y los 15 años de edad.

Para el experimento, se entrevistaron a los chicos en persona, conociendo sus hábitos al momento de jugar, obteniendo mayor fiabilidad con un registro previo que probara sus rutinas.

El análisis de los jugadores se llevó a cabo durante meses, en fusión a los últimos títulos que se han estrenado en la industria, teniendo en cuenta la clasificación de contenido violento según la Unión Europea y Estados Unidos.

Al buscar el incremento de un comportamiento violento en la muestra, el resultado fue totalmente negativo, probando que los videojuegos no logran incentivar conductas violentas en los jugadores.

A pesar de eso, el estudio arrojó que el gaming sí incentiva la competitividad, y también activa reacciones de enfado, pero no en mayor medida que cualquier otra actividad de entretenimiento.

El estudio completo fue publicado por The Royal Society y financiado por el Fondo John Fell en pro de dar objetividad a la percepción de la tecnología con sus ventajas y desventajas, sin desacreditar una forma de entretenimiento masiva que se vuelve cada más popular e importante.