General

Igor y Max Cavalera: La historia de sus tatuajes demoníacos

Los fundadores de Sepultura, Igor y Max Cavalera, son unos fanáticos de la tinta y por años han pasado por la aguja del legendario Paul Booth, quien se popularizó entre los metaleros gracias a Igor.

En conversaciones con Loudwire, Paul habló sobre la experiencia de tatuar a los brasileños y también abordó las demoniacas y tribales creaciones que habitan en la piel de los hermanos .


Crédito a Igor

Igor Cavalera fue la primera estrella de rock en pasar por debajo de la aguja de Paul. El artista del tattoo recordó el día en que se conocieron:

«Estuve en una convención en el ’92 en San Diego e Igor Cavalera se me acercó y me dijo que es un fanático y que quiere tatuarse.

Yo estaba como: ‘Eres Sepultura, ¿qué quieres decir con que eres un fan? Yo soy el fan aquí’. Después de eso, durante un par de años, me invitó a su lugar en Arizona y tatué a todos.»

Después Max pasó a ser su cliente constante. El chico de Cavalera Conspiracy se tatuó dos ojos en sus brazos, inspirados en una escena de A Clockwork Orange.

Booth también entintó el cuello de Max con raíces tribales y una gárgola en el pecho, que significa que es el protector de la familia:

“Esas imágenes demoníacas no siempre son tan demoníacas para todos. A veces son positivas, depende de cómo se mire», explicó Booth.

Y es que Paul tiene razón, todo depende del cristal con el que se miran las cosas. Además, los tatuajes tienen un significado para cada persona.

¿Demoníacos? Quizás sí, quizás no. Lo cierto es que son geniales y vienen de la mano de la leyenda del tatuaje para las estrellas del metal.