Boom!

¿Qué es el «Blackface»? La polémica caricatura que vimos en la marca de Katy Perry

Blackface Katy Perry

En estos últimos días una controversia se ha generado en Internet por una práctica racista que sigue dando de qué hablar a pesar de los años.

El Blackface es una terrible huella en la historia del racismo estadounidense y algunas marcas de alta costura parecen no haberse enterado todavía.


¿Qué es el Blackface?

Blackface

El blackface como performance -conocidos como Minstrelsy shows- comenzó a los inicios del siglo XIX, cuando se veía a hombres blancos con la cara pintada de negro con corcho quemado y luego, típicamente, representando estereotipos sobre las personas de color.

Esos disfraces incluían normalmente ropas rotas, ojos grandes y pintura roja en los labios simulando bocas enormes y otros agregados para «exagerar su apariencia» y hacerlos lucir como una especie de animal.

Blackface

«Era una forma muy popular de entretenimiento para las audiencias blancas». Era una manera de burlarse de la gente negra, «mostrarlos como incompetentes en diferentes áreas como el lenguaje, o el conocimiento.»

Las actuaciones buscaban mostrar a estos hombres blancos pintados como ‘negros reales’ y solían ridiculizar la vida, la apariencia y la cultura de los negros que por mucho tiempo fueron esclavizados y forzados a trabajar en plantaciones, especialmente en los estados sureños de EE.UU.

Blackface

¿Por qué fue y es grave?

Esa caricaturización de los negros plasmada en el Blackface quedó desde sus inicios emparentada con las burlas raciales.

Si bien estas representaciones no pueden, por sí mismas, imponer resultados desiguales para la comunidad negra, en las sociedades donde la desigualdad basada en la raza es un hecho social, Blackface puede reforzar la idea de que los negros son, de hecho, inferiores.

Los académicos afroestadounidenses consultados coinciden en que el racismo continúa siendo una realidad en EE.UU y que por ello prácticas como el Blackface siguen siendo graves.

Fuente: Univisión


Marcas que se han unido a esta práctica

Marcas como Gucci y Katy Perry son solo algunas de las que decidieron plasmar caricaturas que hacen un guiño a esta terrible práctica, aunque ya todas han pedido disculpas y retirado los productos de sus tiendas.