Boom!Cine & TV

20 cosas que no sabías sobre Ted Bundy, el asesino serial que tiene su documental en Netflix

Netflix tiene una clara fijación por el contenido de crímenes reales y asesinos seriales. Su lanzamiento más reciente es Conversations With a Killer: The Ted Bundy Tapes.

Ted Bundy, fue uno de los asesinos en serie más notorios de todos los tiempos. Violó y asesinó a más de 30 mujeres entre 1974 y 1978; sin embargo, la cifra total verdadera es desconocida. 

Además de matar a sangre fría, también practicaba la necrofilia. En la pantalla chica, Netflix reveló alguna que otras cosas de él, que salieron de sus propias palabras. Y por eso es posible que haya dejado escapar ciertos detalles de su vida.

Dicho esto, aquí te mostramos una recopilación de 20 cosas que quizás no sabías de Ted Bundy.


Trabajó en una línea directa contra el suicidio

Aunque cueste creerlo, Bundy tomó el trabajo de voluntario en la universidad. Anne Rule, su examiga y autora de uno de los libros más famosos sobre sus crímenes, lo conoció cuando ambos trabajaban como voluntarios allí.

Rule aseguró que Ted no era «particularmente bueno en eso». No hay sorpresas aquí.


¿Quién fue su padre?

Ted creció creyendo que sus abuelos eran en realidad sus padres, y que su madre era la «hermana mayor».

Lo cierto es que nació fuera del matrimonio y debido a que los padres de su madre estaban avergonzados, la enviaron a tener el bebé fuera de casa. Algunos creen que el abuelo de Bundy es su progenitor, pero esto nunca se comprobó.


Pornografía

Se cree que Ted estuvo expuesto a la colección de pornografía de su abuelo cuando era un niño. Podría explicar su total fascinación y preocupación por la pornografía y el sexo violento.

No se sabe si Ted fue abusado sexualmente cuando era niño.


¿El motivo?

Ted aseguró que nunca hubiese cometido los horribles crímenes de no ser por su «absorción» a la pornografía.

Detalló que algunas veces revisaba sus escenas de crímenes durante horas, arreglando y realizando actos sexuales con los cadáveres en descomposición hasta que la putrefacción y la destrucción de los animales silvestres hicieran imposible la interacción.


Un total actor

No es que haya estado en un teatro o que tomó un papel para actuar, pero Bundy sí sabía fingir mucho; lo hacía para traer a sus víctimas. Primero se ganaba su confianza viéndose vulnerable y después atacaba.


Las víctimas

Stephanie Brooks fue novia de Bundy mientras estuvo en la universidad. Su relación no duró debido a que ella no veía un futuro a su lado. Al parecer este fue el detonante en la mente de Ted a la hora de escoger a sus víctimas.

A lo largo de los años quedó en evidencia que estas mujeres guardaban una sorprendente similitud con Stephanie: cabello largo y castaño separado por la mitad.


Ayudó a atrapar a un asesino

Bundy ayudó a la policía a atrapar al asesino de Green River, Gary Ridgway.

Tres años antes de su propia ejecución, Bundy ofreció información sobre la psicología de un asesino en serie. Algunas de sus sugerencias ayudaron a la policía a encontrar y arrestar a Ridgway por los delitos cometidos.


Cabezas como trofeos

Otra cosa que no se menciona en
Conversations With a Killer: The Ted Bundy Tapes es que en varias ocasiones, Ted mantuvo las cabezas de sus víctimas como si fuesen trofeos.

Las mantendría hasta que se pudrieran demasiado, y el olor se hiciera insoportable.


Más de 100

Aunque Ted confesó el asesinato de 30 personas se cree que la cifra va más allá de las 100, según un investigador que rastreó a Bundy durante 15 años y que así lo dijo en 1989.

Por otro lado, también se creen que Bundy probablemente no fue responsable de todos los asesinatos, sino que otras personas copiaron su modus operandi.


El primer ataque

El primer ataque conocido de Ted Bundy no fue un asesinato real, sino el asalto a Karen Sparks, una joven de 18 años, estudiante y bailarina de la Universidad de Washington.

Bundy irrumpió en su apartamento y la golpeó con una barra de metal del marco de su cama antes de agredirla sexualmente con el mismo objeto. Estuvo en coma por 10 días y con discapacidades permanentes.


El Volkswagen Beetle

Bundy se desplazaba en un Volkswagen Beetle amarillo para secuestrar a las mujeres. En el lado del pasajero, había arrancado el asiento trasero para almacenar más fácilmente a sus víctimas después de noquearlas.


Su personalidad

Es posible que en Ted Bundy existiera un cierto nivel de disociación de la personalidad. También pudo ser simplemente una negativa a responsabilizarse por sus crímenes.

Nada está claro, pero llegó a hablar sobre «el asesino», en tercera persona. Explicó que ese hombre tenía dos facetas: una personalidad dominante y una «entidad dentro de él».


Un lado humano

En 1970, Ted Bundy demostró que tenía un «lado humano» cuando un niño de tres años, que se había alejado de sus padres, cayó Green Lake de Seattle. Según los informes, Bundy saltó rápidamente al agua y rescató al pequeño.


Tarjetas de navidad

Ted Bundy escribió tarjetas de Navidad un mes y cuatro días antes de su ejecución.

Dos tarjetas firmadas por él se pusieron a la venta a 4,999.99 dólares y 3,000 euros. Una de las tarjetas dice: «Dios te bendiga. Paz, Ted».


Su propio abogado

Como Ted actuaba como su propio abogado, el juez lo eximió de usar grilletes y puños en las piernas. Durante el recreo, solicitó el permiso de la corte para visitar la biblioteca legal del juzgado para investigar su caso.


Primer escape

La primera vez que Bundy salió de prisión fue el mismo día que visitó la biblioteca. Abrió una ventana, saltó y se torció el tobillo derecho, luego caminó hacia la montaña Aspen. Aquí entró en una cabaña de caza y robó ropa, comida y un rifle.

Pronto se perdió en el bosque y vagó sin rumbo. Después de seis días, dos agentes de policía notaron un auto que se movía dentro y fuera de su carril y lo detuvieron, dentro del vehículo estaba Ted Bundy.


Segunda vez

De nuevo en prisión, su objetivo era volver a salir. Así que hizo un agujero de un metro cuadrado de ancho en la esquina del techo de su celda, y logró pasar a través del pequeño espacio el 23 de diciembre de 1977 después de perder 35 libras.

No fue capturado por la policía sino hasta el 15 de febrero de 1978.


La hija de Ted

Durante su juicio, muchas mujeres se interesaron y se enamoraron de Bundy; él tenía fans. Ted terminaría casándose con una mujer que conoció mientras estaba encarcelado, Carol Ann Boone, con quien tuvo una hija.

La hija de Ted, supuestamente llamada Rose, cambió su nombre para vivir una vida tranquila.


Camaleónico

En el apogeo de su ola de asesinatos, Bundy había perfeccionado el arte de disfrazarse y cambiar su apariencia. Un día podía parecer un mendigo y al otro, simplemente un hombre muy apuesto.


«Psicópata sádico»

Ann Rule lo describió como «un sociópata sádico que se complacía con el dolor de otro humano y el control que tenía sobre sus víctimas, hasta el punto de la muerte e incluso después».