Música

La historia de cómo surgió Woodstock, el icónico festival de música

Del 15 al 18 de agosto de 1969, medio millón de personas se congregaron en una granja a las afueras de Nueva York, para vivir tres días de sexo, drogas y rock ‘n’ roll. Por supuesto que estamos hablando de Woodstock, el legendario festival de música que marcó el inicio de todos los festivales.

«Paz y música» fue el eslogan del evento, cuyo nombre proviene del pueblo en donde el festival se celebraría inicialmente, antes de ser rechazado por todos los habitantes por tratarse de una auténtica congregación de hippies. La reprogramación tuvo lugar a 64 kilómetros del auténtico condado, en el terreno de una granja propiedad de Max Yasgur, a cambio de 50.000 dólares.


¿A quién se le ocurrió meter a las estrellas de rock de la época en un campo lleno de excesos?

Pues, inicialmente, nadie. Ni sus organizadores) se imaginaron que el festival sobrepasaría las 100.000 personas. De hecho, ni  se sabe con exactitud de dónde provino la idea.

Por un lado, Michael Lang y Artie Kornfield aseguran que Woodstcok fue pensado desde un principio como el festival más grande de todos los tiempos; mientras que sus financiadores, John Roberts y Joel Rosenman plantean que cuando conocieron a Lang y Kornfeld, ellos tenían en mente era una fiesta exclusiva llena de rock.


Los asistentes y el ambiente

En algún punto los creadores tuvieron la idea de comercializarlo como un evento pacifista, en un ambiente natural que le diera a los jóvenes ese sentimiento de independencia y rebeldía por el que tanto luchaban. De esa forma, empezó la publicidad, que fue alimentada por el rechazo de la población local hacía el festival, generando que mucha más gente se interesara en asistir.

Las entradas por los tres días costaban inicialmente $18, pero al final entró muchísima más gente gratis. Se presentaron 32 artistas, y terminaron siendo 4 y no 3 días, protagonizados por el sexo, LSD, la marihuana, y el rock. La situación se fue totalmente de las manos, no había organización y las condiciones sanitarias eran nulas, sin embargo, fue todo un éxito que dejaría una marca en la historia de la música.

Cientos de miles de personas, con cabello largo, ropa colorida y en contra de la violencia, totalmente en desacuerdo con el acontecer político que reinaba en la época, cantando a toda voz letras que emulaban un mundo mejor. Se respiraba libertad y rebeldía, justo el objetivo que se quería lograr.

A pesar de que hubo grandes ausencias con Bob Dylan, The Doors y The Beatles, otras leyendas de la época tuvieron un momento cumbre en Woodstock, como Janis Joplin o el icónico cierre de Jimmy Hendrix interpretando el himno nacional con su guitarra eléctrica.

Sin embargo, la historia no terminó ese 18 de agosto de 1969, luego de tres muertes (sobredosis, apendicitis y un accidente con un tractor) y dos nacimientos no confirmados (¿se imaginan haber nacido en Woodstock?). Un año más tarde, el documental del festival ganaría un Oscar y se haría internacional, convirtiéndolo en la leyenda que es actualmente.