Cine & TV

Conoce a Lee Israel: El personaje real detrás de «Can you ever forgive me?»

Can you ever forgive me? es una de las películas favoritas en esta temporada de premios. Protagonizada magistralmente por Melissa McCarthy (quien solo se ha llevado aplausos tras esta interpretación, denominada como la mejor de toda su carrera), esta producción tiene todos los ingredientes para engancharnos.

¿Pero de qué va esta película? ¿Qué hay detrás de su trama? Pues Can you ever forgive me? es la adaptación de las memorias de Lee Israel, una escritora estadounidense, famosa por haber falsificado más de 400 cartas de autores célebres, lo que le ocasionó pasar a la lista negra del mundo literario americano, y una visita del FBI.


De promesa literaria a fracaso comercial

Lee Israel nació en Brooklyn en 1939. Estudió en el Midwood High School y en 1961 se graduó de la City University of New York. Inmediatamente después de su salida de la universidad empezó su carrera como escritora, con artículos publicados por la revista Esquire.

Su notoriedad como autora llegó cuando escribió biografías de Tallulah Bankhead y Dorothy Kilgallen, que se convirtieron en best sellers según el New York Times. Sin embargo, su tercer trabajo biográfico sobre Estée Lauder fue un auténtico fracaso, situación que le cerró las puertas del mundo comercial.

Sintiéndose rebasada por sus homónimos contemporáneos, llena de deudas y con un carácter bastante asocial, Lee se entregó al alcoholismo.


Falsificadora

Un día mientras trataba de encontrar inspiración frente a su máquina de escribir, descubrió que podía falsificar con mucha facilidad cartas escritas por Dorothy Parker, Noel Coward y otros escritores famosos, y que también podía cobrar muchos dólares por ellas.

Así que decidió que tenía una nueva vocación y se volcó totalmente a ella. Leyó todos los libros escritos por los autores que iba a imitar, también sus biografías y cualquier artículo que pudiese hablar sobre sus formas de escribir, invirtió mucho dinero en distintas máquinas de escribir para tener acceso a diferentes tipografías y robó papelería vieja con marcas de agua, además de perfeccionar el arte de falsificar firmas.

De esta forma, hizo más de 400 cartas falsas que vendió a libreros y coleccionistas de todo Estados Unidos. Cuando sus compradores empezaron a sospechar de su trabajo, recorrió todas las bibliotecas y librerías con la excusa de que buscaba material para un nuevo libro sobre autores alcohólicos, y robó todas las cartas que consiguió, reemplazándolas por sus propias creaciones.


Can you ever forgive me?

El FBI no tardó mucho en darse cuenta de su modus operandi. Cuando la descubrieron, fue citada, acusada y condenada a seis meses de arresto domiciliario y 5 años de libertad condicional. A pesar de que no fue duramente castigada por la ley, el peor repudio vino del mundo literario, que retiró todas sus obras de librerías y bibliotecas, cerrándole todas las puertas para regresar a su carrera como escritora de biografías.

En el libro de su autoría Can you ever forgive me? revela los motivos por los que desperdició su talento como escritora falsificando a otros. Baja autoestima, mal carácter, falta de disciplina y confianza en sí misma, hacían aterrador cualquier intento de expresar sus verdaderos escritos al mundo, por lo que era mucho más fácil escudarse en los nombres de otros.

Toda esta historia podremos verla retratada en una emotiva película que sólo se ha llevado comentarios positivos de la crítica y los especialistas.