Boom!Cine & TV

La historia de cómo Alfonso Cuarón llegó a ser el gran director que es hoy en día

Alfonso Cuarón ha tenido varios logros a través de los años, logros que le han valido la fama, el sudor y las lágrimas para consolidar su éxito en la industria cinematográfica.

Y tu mamá también (2001), Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004) y Gravity (2013) son los títulos que más resuenan con su nombre, siendo la última película el ticket ganador a un Oscar.

En 2013, Cuarón se convirtió en el primer director latinoamericano que gana el Oscar al Mejor Director. Pero su éxito con Gravity, pese a que es bastante relevante, puede quedar como un dulce recuerdo gracias a Roma (2018).


Así empezó todo

Desde temprana edad, Alfonso anhelaba ser director de cine o astronauta. Cuando cumplió 12 años recibió su primera cámara e inmediatamente comenzó a documentar todo lo que por su camino se cruzara.

El cine, más que un hobby, era su pasión. Quiso estudiar en el Centro de Capacitación Cinematográfica pero no cumplía con la edad para ingresar. Además de eso, su madre no apoyó su idea de ser un cineasta, por lo que estudió filosofía y acudía también al Centro Universitario de Estudios Cinematográficos.

Cuarón quedó fuera del CUEC por un desacuerdo con muchos profesores, por participar en un corto en inglés. En ese entonces, él pensó que el sueño de su vida había llegado a su fin.


Del dolor a la gloria

Alfonso Cuarón tuvo un tiempo en el que las cuentas no le daban, no tenía trabajos de dirección reales, proyectos fallidos… En fin, un cúmulo de negatividad lo acompañaban, hasta que llegó Y tu mamá también. La película fue un gran éxito.

Más tarde, Warner Brothers invitó a Alfonso a dirigir Harry Potter y el prisionero de Azkaban, una propuesta que pensó con mucha paciencia, que al final se volvió el mayor éxito de taquilla de su carrera.

Luego llegó el triunfo con Gravity y unos años después, busca el mismo sendero brillante con Roma, película semibiográfica que muestra la infancia de Cuarón en la colonia Roma.


Sueño cumplido

En la actualidad, Alfonso Cuarón es tan reconocido y galardonado como Guillermo Del Toro, Alejandro González Iñárritu y Alonso Ruizpalacios. Pese a todos los inconvenientes que tuvo en el camino al éxito, el mexicano supo aprender de sus errores para mantener la mirada en un futuro que prometía.

No desistió, impregnó con su estilo cada trabajo que realizó, tomó los riesgos necesarios, y dejó encendida la creatividad. Es fiel a sus raíces y a su cultura. Y es posible que ese elemento llamativo en cada proyecto es que en cada cosa que él haga debe estar la presencia del «Yo», sin ser tan intelectual o intrincado.

Cuarón es de los que creen que el éxito no lo define Hollywood, sin embargo, ahí es donde está brillando más que nunca y es digno de reconocer. Director, productor, escritor, editor: títulos que se le adjudican al hombre de 57 años, que ahora se está consolidando como uno de los cineastas más exitosos de la industria.