Boom!Cine & TV

¿Por qué «Black Mirror» es ahora una película y no una serie?

Este viernes Black Mirror estrena la primera película de su franquicia de temática distópica. Desde 2011 su creador Charlie Brooker ha cautivado al público adulto con sus cuatros temporadas de capítulos cerrados que jamás cuentan la misma historia, pero que sí logran retratar a qué punto puede llevarnos la tecnología, cuando la mezclamos con la imperfección humana.

Ahora, Netflix y Brooker dan un paso más allá, al estrenar la primera película interactiva de 90 minutos pero que tiene un metraje de cinco horas. Bandersnatch es el título del film y narrará la historia de un joven programador que es contratado por una empresa para convertir una novela de fantasía en un videojuego.

La película estará ambientada en 1984, y tal videojuego no es del todo ficticio ya que Imagine Software lo desarrolló en ese mismo año, aunque nunca fue lanzado. Lo más atractivo de este proyecto es que el espectador podrá controlar lo que sucede en la trama, a través de decisiones en el lugar de protagonista.

Esta es una gran apuesta para Netflix y Charlie Brooker, quienes decidieron hacer este costoso y elaborado experimento con el fin de probar cómo funciona para el público. Pero, ¿por qué una película en lugar de otra temporada de Black Mirror? Aquí tenemos nuestras hipótesis:

Charlie Brooker a la vanguardia

Bueno, sabemos que Brooker es un hombre bastante ambicioso, todo un visionario, que debe estar más que encantado de ser pionero en esta nueva forma de entretenimiento.


Not money

Otro punto puede ser el enorme presupuesto que conlleva armar un proyecto como este, que sin duda puede ser menos que el equivalente a armar una nueva temporada. Si todo sale bien, la serie ganaría más con una menor inversión.


Black Mirror quiere más premios

La serie ha sido criticada al ser galardonada en los Emmy Awards, ya que para muchos sus episodios son muy cortos para considerarse una película. Con la nueva regla de la academia, que reza que las películas para ser elegibles deben durar al menos 75 minutos, puede que Netflix quiera burlar la burocracia y seguir haciéndole guerra a sus detractores.

Sea cual sea la razón, Black Mirror seguirá dando mucho de qué hablar, y seguirá cautivando fans al mostrar lo aterrador que puede  ser el futuro cercano.