OMG

¿Conoces la historia del enigmático edificio Dakota, el lugar donde asesinaron a John Lennon?

El 8 de diciembre de 1980, John Lennon, una de las personas más influyentes del siglo XX, regresaba a su apartamento junto a su esposa, Yoko Ono,  luego de pasar el día en el estudio de grabación cuando Mark David Chapman, un hombre de 25 años con una 38mm y un ejemplar de El guardián entre el centeno, le disparó 5 veces a quemaropa, provocándole la muerte.

Así fue como uno de los músicos más afamados murió en las puertas del celebre edificio Dakota, una exclusiva construcción ubicada en la calle 72 de Manhattan, Nueva York. Sin embargo, esa no fue la primera vez que el Dakota estuvo envuelto en polémica.

A lo largo de su historia, el sitio ha sido protagonista de diversos escándalos y mitos urbanos que lo han convertido en uno de los lugares de interés más visitados de Nueva York. A continuación te contamos más.


Orígenes

El edificio Dakota fue construido de 1880 a 1884, a manos del arquitecto Henry Hardenberg, con un diseño que mezcla la arquitectura renacentista alemana y el estilo francés de finales del siglo XIX. Se cuenta que su nombre se debe a que cuando fue construido, la zona de Manhattan era tan deshabitada y oscura que recordaba al lejano estado de Dakota y por eso le atribuyeron el título.

Hardenberg construyó el Dakota con porciones de barro entre cada uno de sus ladrillos, para hacerlo insonoro y a prueba de fuego y esta es la razón por la que el edificio no tiene escaleras de incendios. Además, cada apartamento es diferente, con condominios que van desde 4 hasta 20 habitaciones.


Satanistas y espiritismo

A finales de los 60, el director de cine Roman Polanski, grabó en el edificio Dakota unas escenas de exteriores para su película (que se convirtió en un clásico del terror) Rosemary’s Baby. Este rodaje colocó al edificio en el centro de la atención pública, situación que enardeció cuando la prensa reveló hechos oscuros acerca de la construcción.

En esos detalles se decía que el Dakota se construyó sobre un terreno utilizado, supuestamente, por adoradores del diablo para hacer ceremonias y rituales. Otro punto tenebroso para la historia del edificio, fue la estadía del ocultista y filosofo británico, Aleistair Crowley, el cual también realizó numerosos rituales que convirtieron a la construcción en un sitio lleno de energías sobrenaturales y fenómenos extraños.

El actor de terror Boris Karloff, conocido a nivel mundial por su interpretación del monstruo de Frankenstein, también vivió un tiempo en el edificio, y se dice que gracias a las sesiones espiritistas que practicaba, el Dakota se llenó de poltergeist.

Finalmente, Gerald Brossau Gardner, un mago ocultista acusado de satanismo, fue otro de los propietarios y precisamente en él se inspiró Polanski para moldear el personaje de brujo maléfico en su polémica y legendaria cinta.

Lastimosamente, aunque Rosmery’s Baby se convirtió en una referencia a la cultura pop, le costó a Polanski una horrible tragedia, cuando una secta liderada por Charles Manson entró a su casa de Hollywood y mató sangrientamente a un grupo de personas, entre ellas Sharon Tate, la esposa de Polanski, quien estaba embarazada de 8 meses.

Estos siniestros hechos fueron llevados a cabo luego de que grupos satanistas se congregaran a las afueras del Dakota para exigirle al director que detuviera la producción de la película, ya que revelaba muchos secretos sobre sus prácticas y rituales satánicos.


Imán de celebridades

A pesar de todo, las leyendas oscuras que rodean el edificio no han sido impedimento para que sea uno de los lugares más caros y exclusivos de Nueva York. Desde su inauguració  fue ocupado en su totalidad, adquiriendo cierto prestigio gracias al crecimiento de Manhattan, por lo que para adquirir un apartamento se debían pagar exorbitantes cifras de dinero (situación que no ha cambiado en la actualidad).

Entre sus celebres propietarios se encuentran la actriz Judy Garland y el músico Leonard Berstein. También el fundador de la empresa Singer, Edward Clark, quien invirtió un millón de dólares en la construcción y mandó a hacer un suelo de plata esterlina. El Dakota también ha sido hogar de Jennifer Lopez, Marc Anthony, Sting, Bono, entre otros.

Como dato curioso, Yoko Ono sigue viviendo en el Dakota actualmente, a pesar de que su esposo murió en las puertas del edificio. Ella ha asegurado en varias ocasiones que ve al fantasma de John e incluso habla con él.


No cualquiera habita en el Dakota

El Dakota no es exclusivo solo por su precio y su ubicación con vistas al Central Park. El dinero y la fama no le garantizan a nadie ser propietario.

Para ser parte de la elitesca comunidad del edificio, el interesado debe presentar los ingresos y documentos fiscales de varios años, además de una cuantiosa inicial. Aparte de esto, la petición es discutida por una junta entre los habitantes, en dónde se acepta o deniega al nuevo propietario.

El actor y comediante Alec Baldwin fue una de las últimas celebridades en adquirir un apartamento en el edificio, por la suma de 8 millones de dólares; mientras que personalidades como Antonio Banderas, Cher, Madonna y Judd Apatow han sido rechazados para vivir en el Dakota.