FotosOMG

¿Sabes cómo lucía Jason Momoa antes de ser Khal Drogo y Aquaman?

Jason Momoa saltó a la fama en 2011 gracias a su papel de Khal Drogo en Game of Thrones, el gran amor de Daenerys Targaryen que, aunque tuvo una aparición fugaz, se convirtió en un personaje icónico que le abrió las puertas de Hollywood.

Sus impresionantes 1,93 de estatura y 110kg de puro músculo son su mayor distintivo, sin embargo, Jason no tuvo siempre este impresionante físico.


Sus inicios en el modelaje 

Jason nació en Honolulu, Hawaii, el 1ero de agosto de 1979. Su padre era un nativo de la isla, y su madre una alemana-irlándesa. Fue ella quien lo crió sola en el estado de Iowa hasta 1998, cuando Jason regresó a Hawaii.

Una vez en la isla, fue descubierto por el diseñador internacional Takeo y empezó su carrera como modelo. En 1999 ganó el premio a modelo hawaiano del año.

Si bien Jason siempre ha sido muy guapo, tenía un cuerpo muchísimo menos esculpido y musculoso. Se veía muy distinto sin barba y tatuajes.


Todo un guardián de la bahía

Sus inicios en la actuación llegaron con su participación en Baywatch en 1999 interpretando a Jason Ioane. Luego fue Frankie Seau en North Shore, luciendo unas magnificas rastas.

Luego fue Frankie Seau en North Shore, luciendo unas magnificas rastas que también ocupó como Ronon Dex en Stargate Atlantis.


¿Cuándo se convirtió en el Jason que todos conocemos?

En 2011, con su primer gran papel protagónico en el cine interpretando a Conan, El Bárbaro, Jason adquirió una gran musculatura, aunque asegura que el gimnasio le aburre un poco, por lo que el boxeo, el surf y la escalada son sus actividades predilectas para formar sus grandes músculos. Sin embargo, él no descarta usar pesas para complementar.


Jason más allá de sus músculos 

Su impresionante físico solo es la antesala para un hombre divertido, sensible y muy familiar. Jason es pareja de Lisa Bonet desde hace más de 10 años, y tienen dos hijos, con los cuales disfruta muchísimo hacer actividades al aire libre.


El origen de sus tatuajes y su sexy cicatriz

Los tatuajes son otro elemento característico del actor, pero quizá el más representativo es el de su brazo izquierdo, que simboliza el patrón de unos dientes de tiburón y le dan confianza cuando entra al mar. Por otro lado, la reconocible cicatriz en su ceja fue producto de una pelea que tuvo en Los Ángeles, en la cual un hombre le partió una botella en la cabeza.