Cine & TV

Las 7 series de televisión que impulsaron el poder femenino

Si echamos un vistazo hacia atrás, hace muy poco tiempo que las mujeres tenemos una verdadera representación en la sociedad. Apenas a mediados del siglo pasado fue que conseguimos el derecho al voto, y hace aún menos tiempo, la posibilidad de acceder a cualquier carrera universitaria que elijamos.

A lo largo de la historia, la mujer ha tenido que luchar por conseguir una realidad digna en donde sea respetada y tenga la libertad de elegir, incluso en Hollywood donde aún existen polémicas por los sueldos dispares entre artistas masculinos y femeninos.

El mundo del entretenimiento, como reflejo de la sociedad, también ha estado plagado de estereotipos que encasillaban a la mujer en un solo lugar.  Estos la convertían en un objeto que adornaba las pantallas, sin desarrollo ni esencia, hasta que diferentes producciones se atrevieron a alzar la voz y revolucionar la televisión.

Y de esas producciones, las que marcaron un hito en la cultura pop, te hablaremos en esta nota.


La Ley y el Orden: UVE

Con 20 temporadas a cuestas y casi 20 años al aire, La Ley y el Orden: UVE, se adelantó dos décadas al movimiento #MeToo. Ha hablado de la forma más cruda acerca de crímenes sexuales y violencia de género, liderada por una detective fuerte, capaz, endurecida por todas las cosas que ha tenido que ver, pero aun así increíblemente correcta y empática con todas las víctimas.

Olivia Benson, interpretada por Mariska Hargitay (una de las actrices mejor pagadas de la televisión), es un icono feminista al representar la figura de una profesional brillante, fiel a sus principios, enfocada en su carrera y totalmente independiente.


Buffy Cazavampiros

Aunque en la actualidad es muy común ver mujeres protagonizando series de acción y enfrentándose a los malos, al momento de su estreno Buffy cazavampiros fue una completa novedad. En un terreno totalmente dominado por el género masculino, Buffy logró brillar con su fuerza al anteponerse a las desgracias y enfrentar con gran valentía todos los conflictos que se le presentaban, sin perder nunca su feminidad.

Ella le dio paso a muchas de las heroínas que hoy disfrutamos en la pantalla.


Sex and the City

Las aventuras de Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte, rompieron la tv a finales de los 90 y principios de los 2000, contándonos las vivencias de cuatro amigas en Nueva York.

Sex and the City no solo mostró por primera vez el día a día de mujeres profesionales, independientes económicamente y solteras tocando temas como el aborto, la homosexualidad y el cáncer, sino que también fue la primera serie en ilustrar abiertamente la sexualidad femenina.


Girls

Lena Dunham trató de describir Girls como lo que ocurre entre Gossip Girl y Sex and the City, y ciertamente es la cara más realista de la vida de cualquier veinteañera. Esta serie nos cuenta la historia de cuatro chicas que lidian constantemente con el fracaso laboral y personal, mientras tratan de encontrar su lugar en el mundo.

Girls le da una patada a los cánones de belleza y al estereotipo de personajes coherentes y centrados cuando muestra una historia protagonizada por chicas inseguras y contradictorias. A través de ellas vivimos una perspectiva muchísimo más real de lo que es ser mujer, incluyendo tópicos delicados como el aborto, las adicciones y los trastornos mentales.


My Mad Fat Diary

Esta serie británica nos cuenta la historia de Rae, una adolescente con obesidad mórbida que es diagnosticada con problemas de ansiedad luego de un intento de suicidio, y tras estar un año en un hospital psiquiátrico, debe reintegrarse a su vida normal.

My Mad Fat Diary es fascinante y conmovedora, nos habla en primera persona de lo difícil que es lidiar con un mundo dominado por las apariencias y de lo peligrosa que puede ser la baja autoestima. Sin embargo, lo más increíble de la serie es su protagonista, una chica que no encaja en los cánones de belleza tradicionales pero que destaca con su elocuencia y simpatía, a pesar de que debe lidiar con los demonios que atormentan su salud mental.


Ugly Betty

La adaptación americana de Yo soy Betty, la fea significó la internalización de una premisa que revolucionó al mundo, hablando por primera vez de la discriminación física que reciben las mujeres al momento de entrar al campo laboral.

A pesar de su apariencia y su personalidad introvertida, Betty  logra triunfar en un mundo dominado por lo superficial gracias a su inteligencia, una gran motivación para que las mujeres del mundo sigan luchando por ofrecer algo más que una cara bonita.


Orange Is The New Black

La historia de un grupo de presidiarias que muestra una perspectiva totalmente diferente de la feminidad y revolucionó las pantallas de tv, es una de las marcas más resaltantes de la última década.

Esta producción que nos cuenta un lado muy poco glamoroso de la mujer, aboga por visibilizar una cara más realista de la sociedad multicultural en la que vivimos, y le da una patada a todos los estereotipos raciales que eran vagamente abordados en el cine y la televisión.