Boom!Cine & TVOMG

5 teorías que podrían explicar el final de «Los Crímenes de Grindelwald»

Este fin de semana los cines fueron abarrotados por los millones de fans que esperaron, durante dos años, la secuela de la aclamada Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos: Los Crímenes de Grindelwald.

¡ALERTA SPOILER!

La cinta se posicionó rápidamente entre las primeras en taquilla, y emocionó a toda una legión de seguidores que quedaron en shock con la revelación final que le hace el perverso mago oscuro, Grindelwald, al joven y atormentado Credence Barebone.

En la última escena, Gellert (interpretado majestuosamente por Johnny Depp) le confiesa a Credence que su verdadero nombre es…¡Aurelius Dumbledore!

WHAAAAAAT?!?!

Esa fue la reacción de todas las personas (potterheads y no tan potterheads) que fueron a ver la película, y que por supuesto no se esperaban esto.

Luego de un par de días del estreno, ya Internet está plagado de teorías que buscan darle una explicación a esta aparición de un Dumbledore que jamás se había mencionado ni en los libros ni en las películas de Harry Potter. Cada una tan loca, improbable y rebuscada como la otra.

Aquí , hemos recopilado las teorías que podrían tener más «sentido»,  para tratar de aliviar la necesidad de respuestas que tendremos hasta el 2020, cuando finalmente llegará la tercera entrega de la saga.


Credence podría ser hijo de Ariana

Una de las teorías que más cobran fuerza es que Credence/Aurelius podría ser hijo de la menor de los Dumbledore, quien tenía 14 años al momento de su muerte. Esta explicación podría encajar más que Credence como un hermano ilegitimo o desaparecido de los Dumbledore, ya que por cuestiones de edad, debería ser mucho mayor de lo que aparenta en la película.

El detalle está en que Ariana pasó toda su vida encerrada debido a las perturbaciones que le impedían controlar su magia luego de ser atacada por muggles, por lo cual su familia decidió esconderla antes de que fuese calificada como una desequilibrada mental y fuese enviada a San Mungo. Entonces no podría explicarse quién sería el padre de Credence.

Además, algo tan escandaloso como un embarazo precoz es un detalle que Rita Skeeter jamás hubiese dejado escapar en la amarillista biografía que escribió sobre Albus Dumbledore.


Un Dumbledore lejano

Credence podría ser hijo de Honoria Dumbledore, una tía de Albus mencionada en los libros de Harry Potter, lo que lo convertiría en un primo de los Dumbledore. Aunque claro, en la historia se dejaba claro que esta tía era soltera y no había tenido ningún hijo.


Un obscurus transferido

Se conoce que Ariana Dumbledore era una obscurial, ya que luego de ser atacada por muggles reprimió su magia y la transformó en un obscurus.

Otra de las grandes teorías, es que al momento de su muerte, el obscurus que poseía fue transferido de alguna forma a Credence, y eso de cierta manera lo conecta con los Dumbledore al poseer una parte de Ariana. ¿Pero entonces de dónde viene el nombre Aurelius?


Grindelwald es un mentiroso manipulador

Hasta ahora, lo más razonable es que todo sea un invento de Grindelwald para manipular a Credence y ponerlo en contra de Dumbledore. En Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos, Grindelwald sólo buscaba un obscurial, no sabía ni siquiera si era niño o niña. De hecho, recordemos que creía que el obscurus lo tenía la niña que vivía con Credence.

Considerando esto, y todo el embrollo de fechas, lo más probable y coherente es que todo sea un terrible engaño para darle a Credence su preciada identidad y poder utilizarlo en sus maléficos planes.


Credence sí es realmente un hermano de Albus Dumbledore

Que Grindelwald diga la verdad, y Credence sea un hijo prodigo, tendría que estar demasiado bien justificado para que tenga sentido y no se vea como un giro forzado dentro de la trama, pero ciertamente es posible.

J. K. Rowling podría encontrar la forma de empalmarlo de manera coherente y dejarnos (una vez más) con la boca abierta.

Los Crímenes de Grindelwald nos dejó con muchísimas más interrogantes que respuestas, pero ciertamente se trata de un argumento que debe durar al menos para tres películas más. Por el momento, sólo nos queda mantener la calma y esperar que el mundo mágico siga sorprendiéndonos.