Cine & TVOMG

5 situaciones de «Black Mirror» que ya son una realidad

Contando una historia diferente en cada capítulo, abordando los peligros de la tecnología de una forma aterradora y exagerada (quizá no tanto), y haciéndonos reflexionar sobre qué camino está tomando el mundo, Black Mirror se ha convertido en una de las mejores series de la actualidad.

Esta producción de Netflix, cuyo creador es el talentoso y experimentado Charlie Brooker, crea una nueva forma de terror, que nos deja una sensación de inquietud al finalizar cada episodio, haciéndonos cuestionar qué tan alejados estamos de que esos escenarios que nos narra sean posibles.

La humanidad dominada por las redes sociales, la pérdida paulatina de la importancia del contacto humano, los dispositivos que nos harán la vida más fácil pero al mismo tiempo podrían ser una excelente forma de control social, y la obsesión del ser humano por ponerle fin a la muerte, han sido los tópicos tratados en Black Mirror, dándonos un vistazo algo perturbador de lo que podría ser la realidad cuando la tecnología se vuelva en nuestra contra.

¿Pero qué tan lejos estamos de que Black Mirror sea una realidad tangible? ¿Realmente la tecnología podría dejar de ser un aliado para convertirse en un enemigo? Pues, lamentamos decirte que cada día nos acercamos un poquito más a que la realidad supere la ficción, y te lo probaremos con estas 5 situaciones del show que ya son un hecho.


La muerte no tiene que ser el final

Be Right Back nos contó la desgarradora historia de una mujer joven que pierde a su pareja, e incapaz de sobrellevar el dolor, decide recurrir a una aplicación que recrea una réplica virtual del difunto.

Esta idea ya no es tan descabellada gracias a Eterni.me, una página que recopila toda la información de la persona fallecida y construye un avatar que permite interactuar con ella aunque ya no esté de forma física, mediante una especie de conciencia virtual. Ciertamente es una mejor opción que la Ouija.


La posibilidad de recordar absolutamente todo

En The Entire History of You conocimos la historia de un joven que vive en una sociedad en la cual todos los ciudadanos tienen un dispositivo integrado en la oreja, que permite grabar cada momento de su día a día y rememorarlo cuándo prefiera.

La posibilidad de llevar registro de nuestro día a día ya es algo que tenemos a la mano con cualquier teléfono inteligente, pero Samsung fue aún más lejos patentando en 2016 unos lentes de contacto inteligentes con cámara integrada, que además tienen antenas para trasmitir información a otros dispositivos. Se los dijimos, estamos más cerca de lo que pensamos.


Las redes sociales como curriculum

Nosedive nos llenó de ansiedad al contarnos la historia de una joven que pierde los estribos en un desesperado intento por conseguir likes, dentro de una sociedad en la que todo es regido por tu puntuación en las redes sociales. Este capítulo, que bien podría ser interpretado como una moraleja de que no todo lo que se ve en Instagram es cierto, también es una clara proyección de lo indispensables que serán las redes sociales a corto plazo.

Negocios que han surgido de forma exitosa gracias a las redes sociales, personas que se han convertido en celebridades al volverse demasiado populares gracias a sus publicaciones, profesionales que se dedican a construir un marketing específico para el consumidor de Instagram o Twitter. Todos son vestigios del papel que juegan las redes en la actualidad, y China lo llevó más allá porque en 2020 un determinante importante para conseguir trabajo será la interacción exitosa de los ciudadanos en sus perfiles.

¿Qué sucederá si no te gustan demasiado las selfies? ¿O si no se te ocurren captions tan ingeniosos? Ve Nosedive y entra un poco en pánico.


La pérdida de la humanidad

En White Bear somos testigos de lo sádica que puede llegar a ser la sociedad y que  “hacer justicia” puede convertirse no sólo en un entretenimiento, sino en comercialización.

Este capítulo, que es también una crítica a la necesidad que sentimos de documentar cada situación trágica por puro morbo, es un claro reflejo de cómo nos convertimos en personajes secundarios que disfrutan más ser espectadores que intervenir ante accidentes o situaciones violentas.


Esclavos digitales

En 15 million merits el trabajo se recompensa por medio de monedas de oro virtuales, que las personas utilizan para comprar ropa y accesorios a sus propios avatares. Un trabajo de esclavo por una recompensa no tangible.

No es un concepto demasiado diferente de las páginas de microjobs en las cuales las personas reciben pagos en criptomonedas por las cuales, finalmente, tienen que hacer muchos malabares para convertir en dinero real.

Black Mirror nos muestra una cara quizá demasiado sombría de un futuro no muy lejano, que ciertamente aunque parezca exagerado, no es tan descabellado. Quizá sea momento de empezar a disfrutar del show con una perspectiva distinta.