Cine & TV

Luciana Kaplan y la empatía en su documental «Rush Hour»

Hablemos de la empatía, el cine y la visión de un problema del que nadie habla. Rush Hour es un documental sobre la odisea involucrada en los viajes de ida y vuelta al trabajo en tres grandes ciudades contemporáneas: Los Ángeles, Estambul y Ciudad de México.

Marcando un enfoque íntimo de las historias personales de tres viajeros que pasan horas de sus vidas yendo del hogar al trabajo y viceversa, reflejo de una realidad común compartida por miles de millones de personas. ¿Cuál es el impacto de estas horas perdidas en sus relaciones y su calidad de vida? ¿Qué los lleva a realizar este viaje como parte de la rutina? ¿Qué dice esto acerca de nosotros?

Esto no es inherente a un área específica del mundo, ni tiene que ver con el género o la clase, sino que es un problema global que se trata de la forma en que hemos desarrollado y concebido nuestras ciudades más grandes. Un cúmulo extraño, mezclado con estrés, las ganas de vivir y no poder hacerlo con naturalidad, y de la rutina que agobia a la población.

La documentalista mexicana Luciana Kaplan se puso a investigar el tema y en este documental nos presenta tres casos que ocurren en muy distintas y alejadas ciudades del planeta. Y es que tener que levantarse pasadas las 5 de la madrugada para llegar a tiempo al inicio de la actividad laboral hacia las 8, y que ocurra lo mismo a la vuelta, es algo bastante inadmisible.

»Uno de los grandes regalos que dio este documental, fue la relación con los personajes involucrados y su nivel de compromiso, pues estar filmando a una persona en su vida cotidiana no todo el mundo lo permite.»

La directora mexicana combina sus tres personajes en elipsis, en un relato que mezcla relaciones de pareja a través del teléfono móvil, historias de maltratos, la difícil coordinación cuando se tienen hijos que se deberán de quedar solos en la casa, la influencia de medios de comunicación que no paran de hablar sobre accidentes y hace de esto un mundo peor y las reflexiones con voz en off de alguno de los protagonistas. Es un film que se te queda en la piel y te hace preguntar por qué vivimos.