Boom!Cine & TV

El «Proyecto Montauk»: La teoría conspirativa que inspiró «Stranger Things»

El 6 de Noviembre es el día oficial de Stranger Things, la serie de Netflix que nos robó a todos el corazón, al narrarnos las aventuras de Eleven, Mike, Will, Lucas y Dustin. La trama se desarrolla en el poblado ficticio de Hawkins, Indiana, en los años 80, y comienza con la desaparición de Will en circunstancias bastante extrañas, que están directamente relacionadas a Eleven, una interesante niña de procedencia desconocida.

Con dos exitosas temporadas al aire (y una tercera en camino) Stranger Things se convirtió en un fenómeno a nivel mundial. La historia cargada de ciencia ficción, comedia y romance, está repleta de referencias a la cultura pop de los 80, desde el soundtrack que incluye temas de The Clash y The Police, hasta guiños a clásicos como Ghostbusters o Los Gremlins.

Stranger Things lanzó al estrellato a todos sus protagonistas, y consolidó la carrera de sus creadores y directores: los hermanos Matt y Ross Duffer, sin embargo, ¿de dónde provino esta idea?

Pues esta producción está inspirada en una famosa teoría conspirativa llamada el Proyecto Montauk, que ganó gran popularidad en la década de los 90, gracias al libro homónimo escrito por Preston Nichols y Peter Moon. La novela relatada en primera persona, describe extravagantes experimentos que incluyen viajes en el tiempo, de los cuales Nichols dice ser el protagonista.

Lo más curioso es que los autores afirman que dichos sucesos se practicaban en la Base Aérea Camp Hero de la ciudad de Montauk, situada al extremo oeste de Long Island, en el estado de Nueva York, por lo tanto acusan al gobierno de los Estados Unidos de conocer y financiar los experimentos.

Los hermanos Duffer partieron de esta idea para crear el argumento de Stranger Things, incluso le vendieron el proyecto a Netflix con el nombre de «Montauk»; pero posteriormente esta idea mutó y la Base Aérea se transformó en el Laboratorio Nacional Hawkins, localizado en Indiana, y relacionado directamente al Departamento de Energía del gobierno. En éste, hacen escalofriantes experimentos con niños, logrando otorgarles habilidades psíquicas extraordinarias.