Boom!

Vogue se disculpó por la «apropiación cultural» en las fotos de Kendall Jenner

A Vogue le llovieron muchas críticas por el uso de fotos de Kendall Jenner con un peinado afro muy elegante para promocionar su premio Vogue Fashion Fund. La revista fue acusada de «apropiación cultural», pero se disculpó y respondió para aclarar de dónde provino la inspiración para esta sesión, reseñó Hollywood Life.

«La imagen está destinada a ser una actualización del romántico cabello Eduardiano/Gibson Girl que se adapta a la sensación de la Brock Collection, y también al gran cabello de los años 60 y principios de los 70, ese aspecto inflado y burlado de esas eras. Nos disculpamos si resultó diferente de lo que se pretendía, y desde luego no pretendimos ofender a nadie.»

View this post on Instagram

Fifteen years and 150 finalists later, the @CFDA/Vogue Fashion Fund prize has created global stars, local heroes, a must-watch New York Fashion Week, and, most important, a true sense of community among designers of all ages and backgrounds—all with differing aesthetic and commercial aspirations—who communicate, collaborate, and essentially care for one another through the fun and not-so-fun times. Laura Vassar Brock—one of the founders of 2016 #CVFF winner Brock Collection—says, “We spoke to a few friends who had gone through it, and they all said the same thing: that the Fashion Fund is a life-changing experience. And indeed it was!” Tap the link in our bio to learn more. Photographed by @mikaeljansson, styled by @tonnegood, Vogue, November 2018

A post shared by Vogue (@voguemagazine) on

En la foto, Kendall usa un vestido de aspecto antiguo para ir con el peinado inflado y algo despeinado, acompañado de un maquillaje mínimo. La supermodelo también compartió la foto en su propia cuenta de Instagram, pero no ha comentado en respuesta a ninguna de las controversias y acusaciones de apropiación cultural.

Esta no es la primera vez que Kendall ha estado en el centro de algo que se considere «políticamente incorrecto», ejemplo: su polémico comercial de Pepsi en 2017. Mucha gente dijo que era «sorda» ante el movimiento Black Lives Matter. No obstante, ella se disculpó y dijo que no fue su intención dañar a nadie.