Cine & TV

Cinco películas sobre enfermedades mentales que te explotarán la cabeza

El mundo del cine ha avanzado considerablemente, ya sea por los efectos especiales o por los enfoques. La mayoría de estos enfoques tienen mucho que ver con las percepciones humanas ante la vida y lo que ocurre en ella; después de todo, el cine termina siendo un reflejo.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando esa percepción está distorsionada por alguna característica especial? Este sería el caso de las personas que sufren de enfermedades mentales. Si bien siempre es un desafío familiarizarse con este tipo de temas, ya que muchos no los dominan o no se lo toman lo suficientemente en serio, la industria del cine y los actores que están en ella lo han sabido representar muy bien y han sabido adaptarse a través de los años.  La muestra de eso está en algunas de las películas que te mostraremos a continuación.


Black Swan (2010)

Dirigida por el genio de las películas, Darren Aronofsky; nos habla de la vida de Nina Sayers (Natalie Portman) quien luego de haber trabajado duro durante gran parte de su vida para lograr ser una bailarina reconocida y admirada, se siente en desventaja con la llegada de una nueva eminencia en baile que promete quitarle todo por lo que ella siempre luchó. En el film se pueden apreciar desórdenes inherentes de la mente, tales como la esquizofrenia y la anorexia.


A Beautiful Mind (2001)

Dirigido por Ron Howard y basado en la vida del matemático John Nash; la diferencia de esta película con otras es que nos muestra el desorden de la esquizofrenia en un enfoque más natural y más relacionado con la vida de cualquier persona, por lo que se sale del típico molde de que toda persona que sufre alguna enfermedad puede llegar a hacer cosas macabras, siniestras o desmontadas de cualquier realidad.


Shutter Island (2010)

Protagonizada por Leonardo Di Caprio y dirigida por Martin Scorsese; nos da una mirada crítica muy real a como eran tratadas las personas con desordenes mentales en los reclusorios, porque, lejos de ser un trato de calidad, era un trato muy similar al que se le daba a delincuentes y asesinos.


Split (2016)

Protagonizada por James McAvoy y dirigida por Manoj Nelliyattu Shyamalan; nos muestra la realidad de Kevin, un joven que convive con su trastorno de identidad disociativo (TID) al transformarse en «23 personas diferentes», entre todas estas, destaca la bestia, un ser con capacidades sobrehumanas al que Kevin puede darle vida con tan solo imaginarlo lo suficiente.


We Need To Talk About Kevin (2011)

¿Otra película con el nombre de Kevin relacionado con una enfermedad mental? Ciertamente. A los escritores se les acabó la creatividad o hay que preguntarnos realmente qué hay detrás de ese nombre.

En fin, aquí también analizan a un Kevin (Ezra Miller), que según su madre Eva (Tilda Swinton), podría estar convirtiéndose en un psicópata; esto gracias a su capacidad de frialdad, encanto y desapego, al punto de que puede llegar a ser muy cruel o muy dulce cuando busca un beneficio de por medio.