OMG

La verdad de algunas celebridades contada por sus asistentes

El sueño que todo el mundo quisiera es ser el agente de un personaje famoso; es decir, ¿quién no desearía tener acceso a beneficios y exclusividad absoluta en la vida de una celebridad?

Al menos eso pensaron alguna vez estos asistentes que, si bien ahora no quieren tener nada que ver con estos artistas, sí tienen mucho que contar.


Lady Gaga

La ex asistente personal de la excéntrica cantante y ahora actriz, Gaga, definió su experiencia como lo más parecido a la esclavitud. Jennifer O’Neill alguna vez fue su mejor amiga a la vez de su asistente.

Pero eso cambió cuando Jennifer se dio cuenta de que las horas no remuneradas (que fueron más de 7000) y muchas peticiones fuera de lugar como un masaje en los callos de los pies de forma ocasional, no valían lo que ella estaba cobrando. O’Neill terminó denunciando a la cantante por todos esos daños y abusos.


Naomi Campbell

Con esa cara, nadie se imaginaría que es una persona insoportable con la cual trabajar y así lo habrían declarado varios asistentes. Incluso hubo uno que fue contratado con el único objetivo de limpiar la imagen de la modelo; este último terminó con un moretón luego de que Naomi le lanzara un teléfono celular luego de una acalorada pelea.

Según otros asistentes, que la han denunciado por violencia, los problemas de ella radican en que empuja y golpea mucho cuando se molesta y a veces se excede en ello.


Jennifer Lopez

Todos la conocen por ser la diva del momento y por ser muy directa; pero esta diva tiene todas las de perder si prestamos atención a lo que dijeron en su momento quienes fueron sus asistentes.

Según muchos de ellos la cantante es muy exquisita hasta el punto de exigir que se cumplan requerimientos más como niñera que como asistente. Nunca faltó alguno que tuvo que limpiar los desastres de los hijos y otros que ni siquiera podían mirarla a los ojos ni hablarle.

Lopez al parecer da órdenes directas de que ningún trabajador tenga contacto directo con ella; mientras que los asistentes deben saber hasta cuando ella quiere comer, incluso si ella no dice que tiene hambre, tienen que hacerlo.


Katherine Heigl

 

Todos se quedaron boquiabiertos en el set de 27 bodas cuando la actriz se negó a grabar hasta que su asistente (que para ese entonces estaba embarazada) le buscara una Coca Cola Zero. Esto y que la actriz se negaba a almorzar con el resto del set de trabajadores. Todo lo hacía en privado.


Beyoncé

De lo poco que se vio, se supo mucho. Así habría ocurrido cuando en la alfombra roja, una de las asistentes le arreglase el vestido a la cantante. La reacción y lo que le dijo fue lo que impactó a todo el mundo. Aparentemente le habría dicho en modo discreto a la asistente que parara de hacer eso y que la dejara tranquila, ¿lo feo? Todo lo dijo sin quitar la sonrisa y sin dejar de posar ante el flash.

Si así es en público, no nos queremos imaginar como será a puerta cerrada con sus asistentes y otros trabajadores.