GeneralOMG

La verdad oculta detrás de los deliciosos cereales Kellogg’s

Todos hemos comido alguna vez en la vida los delicioso cereales de Kellogg’s, ya sea con leche o simplemente sin ningún tipo de acompañante. No solo son deliciosos sino que poseen grandes  atributos nutricionales que ayudan al desarrollo integral del cuerpo, por lo que hace de este un alimento perfecto como aliado en las mañanas.

Cada porción promete proporcionar al menos 15% de vitamina A, 25% de vitamina C, 25% de vitamina E, 40% de hierro y 15% de Zin; es decir, exactamente la cantidad que coincide con la recomendación de ingesta la diaria.

Estos son datos que harían sonrojar a cualquier profesional de la salud y que lograrían que cualquiera pensara que el fin primordial de la marca siempre fue el de brindar la mejor nutrición a sus consumidores pero la verdad es un poco más perturbadora.

 

No es una coincidencia que el creador de estos cereales, Will Keith Kellogg, fuera hermano de John Harvey Kellogg, reconocido en su época por ser uno de los precursores más drásticos en contra de la masturbación y cualquier otro acto de índole sexual.

Harvey incluso llegó a ser conocido como el médico que mandaba a sus pacientes a convertirse en veganos antes y luego de las operaciones para que de esta forma «pudieran vivir una vida larga»; entre otro de sus logros estuvo el sanatorio de Battle Creek en donde el médico establecía una dieta a sus pacientes que consistía en la irrigación de agua, yogurt y otros líquidos por medio de vía oral y anal, esto con la promesa de brindarles una vida más sana con base a la cultura vegetariana.

También llegó a casarse sin vivir en la misma casa que su mujer y nunca llegó a consumar el matrimonio, en lugar de eso prefirió criar a un gran número de niños junto a su esposa, Ella Ervilla Eaton. Hasta la fecha solo se sabe que llegaron a adoptar a siete.

Sin embargo, a pesar del drástico pensamiento de su hermano, Will Kellogg estaba de acuerdo con él; ambos coincidían en que la práctica de la masturbación podría no solo causar daños a largo plazo como acné, obesidad o hasta atrofiar músculos del cuerpo, sino que podría ser un hábito adictivo digno de pecado.

Por esta razón es que nació la marca de los cereales «Kellogg’s», según los hermanos la ingesta de alimentos ricos en nutrientes podrían haber sustituido o incluso erradicado el apetito sexual inherente en los seres humanos, además de que hubieran brindado la salud necesaria para prolongar la vida de quien los consumiera.

Si bien esta teoría no fue exitosa ya que muchos de sus consumidores siguieron haciendo este tipo de «actos pecaminosos», es un alimento que hoy en día captura el apetito no solo de los consumidores estadounidenses sino que ha cautivado también a sus consumidores a nivel mundial.