Cine & TVTecnología

¿Estamos de acuerdo con la humanización de los robots en el cine? #UnPocoPreocupante

Robots. Son un tema recurrente en el mundo del cine.

Hay toda clase de robots en las películas que tanto nos gustan, como la dupla 3PO y R2D2enStar WarsWall-E y Evaen la película Wall-E, hasta el mismos Optimus Prime en Transformers.

Todos estos robots, de alguna manera, nos parecen amigables y en momentos, hasta graciosos. Pero no todo el tiempo es así.

El mundo del cine tiene claro una cosa y es que los robots tienen que ser motivos de asombro y maravilla tecnológica. Es por eso que los robots no humanoides más importantes del mundo del cine, son amigables, o maravillosos.

¿Pero qué hay de los robots humanoides del mundo del cine?

Pues a través de la historia hemos visto robots humanoides que se pretenden ser una nueva versión del ser humano, como Terminator o como Sonny en Yo, Robot. 

Sin embargo, todos son computarizados o interpretados por humanos con maquillaje.

Pero, ¿qué pasaría si de repente Hollywood empezara a usar robots como este?

¿No se ve muy amigable, verdad? O por lo menos no se ve como un robot con el que dejarías que estuviera por ahí en tu casa en la noche.

Pues, esto tiene una razón. Hay una teoría llamada «El valle inquietante» que podría explicar por qué cuando vemos esta clase de robots, sentimos cierta incomodidad o nervio.

Esta teoría expresa que mientras más humanoide sea el robot, más empatía vamos a tener con él. Es por eso que disfrutamos de ver robots como 3PO o a NDR «Andrew» en Bicentennial Man. Sin embargo, hay un momento en el que eso cambia.

Si miramos el siguiente gráfico:

Vemos que hay una línea de empatía que va en ascenso a través de los robots industriales, luego los robots humanoides, los personajes de dibujos animados y animación computarizada, pero luego viene un declive del gráfico hasta el final que dice robot humanoide con piel, para luego subir hasta el 100% que sería el humano.

¿Por qué sucede esto?

hay varias teorías al respecto.

Una de ellas es que el ser humano, tiene la capacidad de detectar en otros organismos las similitudes con el propio ser y ver como eso puede ser nocivo para su salud o desarrollo. En otras palabras: Podemos detectar que este robot es muy parecido al ser humano, pero también detectamos el hecho que no es un ser humano. Entonces se activa un proceso cognitivo de alerta, de cuidado con este ser diferente o que esto represente una amenaza para sí mismo.

Otra de ellas es que simplemente podría ser el proceso en el que nuestro sistema se esta acostumbrando a ver algo no humano que tenga tanto parecido.

También, está esta otra teoría que dice que esto sucede porque asociamos la falta de humanización en expresiones del robot, con personas que quizá estén enfermas o incluso muerta.

Es por eso, que el mundo del cine no los usa de esta manera y no nos ocurre este problema con aquellos robots que son interpretados por personas.

Esperemos que siga de esta manera para no tener pesadillas con una próxima película acerca de robots, porque la verdad es que son bien feos.