Boom!Cine & TV

Las razones por las que Goofy debió ser igual o más popular que Mickey Mouse

Estábamos pensando en que Mickey Mouse es el que más destaca, el más popular, es el emblema de Disney. Pero…¿Y dónde queda Goofy?

Si analizamos bien la historia, el querido ratoncito solo es el personaje más comercial de la compañía, (por obvias razones).

Pero además de eso no hay algo tan significativo como lo que puede representar su mejor amigo, Goofy.

Este perro de la casa Disney ha hecho el rol de padre, y nos ha dejado muchas enseñanzas.

Eso, principalmente, podría ser una de las razones para que Goofy debería tener tanto reconocimiento como Mickey.

De La Tropa de Goofy (1992 – 1993) vimos que Goofy es un padre soltero criando a su hijo Max.

Este perro siempre se ha caracterizado por ser algo tonto y torpe, pero en la serie esta interpretación no siempre es definitiva.

En ocasiones Goofy demuestra que puede trabajar -muy a su manera- con su intuición e inteligencia.

Aunque Goofy ha sido uno de los personajes más queridos, también ha sido uno de los más subestimados.

Tres años después llega A Goofy Movie (1995), una película con la cual muchos pueden indentificarse, pues toca el tema del vínculo padre-hijo.

Pero la película animada prepara a los más pequeños para su camino a la adultez. Además enseña el valor de la familia.

La película te enseña que siempre hay que tomar riesgos para lograr lo que quieres.

Simplemente son lecciones de vida. Es saber entender que nada es fácil en la vida.

Creemos que la relación de Goofy y Max fue el abrebocas para que existiera Buscando a Nemo (2003).

Como chavos siempre queremos tener la razón o llevarle la contraria a nuestros padres.

Pero este querido perro nos demuestra que aunque padres e hijos sean tercos, la unión es la mejor forma de salir adelante.

El buen humor y las lecciones de vida son las razones por las que Goofy debió ser tan popular como Mickey Mouse.

Vale la pena el reconocimiento a Disney por lo grande que es este personaje.