Cine & TV

¿Y… qué fue de la vida de nuestra querida Megan Fox?

El tiempo pasa y vemos nuevas estrellas en ascenso, también vemos otras celebridades que ganan popularidad (algo así como Elizabeth Olsen, que pasamos de no verla mucho a verla demasiado, aunque nadie está molesto con eso), pero entre toda esa gama de actrices hay una que se perdió entre la multitud… ¿Qué pasó con Megan Fox?

En su momento, llegó a ser una de las actrices más cotizadas y con demanda en Hollywood, pronto se convirtió en casi un mito erótico, la chica de al lado que todos querían, pero la industria no perdona a los que no se desempeñan en la gran pantalla, por muchas pasiones que puedas levantar en las personas.

Hablamos de pasiones porque todos recordaremos aquella escena donde Megan lucía unos mini shorts de tela jean en Transformers, escena que pareció haber quedado inmortalizada en la memoria de miles de millones de personas pues a partir de allí el nombre de Megan Fox comenzó a sonar en todos lados, su fama subió como la espuma.

Eso sí, hay que recordar que esa no fue la primera película de Megan, anteriormente participaba en videos musicales y también tuvo la oportunidad de estar en algunas películas interesantes.

El despegue y el declive de su carrera inició en el 2007. Se abrieron las puertas de la fama para Fox, ¿por qué? Pues protagonizaba una franquicia que consentía millones de dólares en taquilla, y por sus participaciones se convirtió de inmediato en una de las celebrities más sexys y deseadas de todo el  mundo, pero luego… Luego nada, se le vio en algunas películas que desafortunadamente eran de mala calidad.

Entonces todo el mundo observaba como en efecto, su carrera estaba despegando pero con películas malas. Otro tema importante y a tomar en cuenta es que como actriz tampoco era precisamente una de las mejores.

Luego de su despegue y de dos años de “éxito”, en el 2009 llegó el punto de quiebre para la actriz. Michael Bay preparaba una tercera entrega de Transformers, que también iba a contar con Shia y Megan como protagonistas, pero días antes de empezar, Fox destapó la olla diciendo que trabajar con él (Bay) era un rotundo incordio.

Dijo que era “una pesadilla trabajar con él”, lo comparó con Hitler e incluso Napoleón. Esto obviamente no le gustó ni un poquito a Michael, ni tampoco al productor de la cinta, Steven Spielberg, que le aconsejó que la despidiera del proyecto y bueno, así fue.

Bay sustituyó a Megan por otra “actriz” igual o más explosiva que nuestra Mikaela, trajo directamente desde las pasarelas de Victoria’s Secret a Rosie Huntington-Whiteley. Esta estrategia fue poco pensada, en realidad, Bay lo que quería era un suplente que cumpliera con las características de Megan para que todo el público masculino que es fanático de los autos y las peleas de robots continuaran babeando con una figura femenina.

LaBeouf, famoso por no guardarse nada ni tener pelos en la lengua, confirmó todo con lo siguiente:

“Megan desarrolló esta fuerza indomable de Spice Girl, una mujer empoderada que la hizo sentir incómodas con las películas de Bay, que muchos piensan que su manera de filmar a las mujeres es muy lasciva. Mike las filma para atraer la sexualidad de un chico de 16 años, es su estilo. Y creo que ella nunca se sintió cómoda con eso. Esta es una chica que han sacado de la más completa oscuridad y que la han colocado en un papel muy sexualizado delante de todo el planeta, y que le dijeron que era la mujer más sexy de América. Le costó mucho aceptarlo. Cuando Mike le pedía que hiciera cosas específicas, no había forma ni tiempo de hablarlo de manera amable”.

Luego de su despido, nada fue igual para ella. No solo se hizo con una fama de actriz complicada sino que además, todo el mundo la demonizaba. Protagonizó varias películas, sí, de buenos directores y con repartos importantes, pero todas y cada una de ellas fueron un fracaso en taquilla ¿Qué obtenemos con eso? Que además de ser una actriz complicada, era una perdedora, y esos hechos la desconectaron de sus fans, de sus verdaderos fans, no de los hombres que le siguen por su cuerpo.

En su intento de volver al ruedo, protagonizó las dos entregas de Las Tortugas Ninja pero… Nada, no hay muchas glorias de ello. Más adelante sustituyó a Zooey Deschanel en The New Girl, con una faceta más agraciada, fresca y cómica, solo tenía un problema… Y es que Megan continuaba muy sexualizada por todos los personajes masculinos que le rodeaban (debe ser frustrante que a nadie se le olvide tan solo por un momento que estás buenísima).

Si mezclamos todo esto en una licuadora, solo obtenemos el hecho de que Megan Fox ya no está en la primera fila de Hollywood, puede que entre segunda y la tercera, nadie niega que tenga posibilidades de resurgir de entre las cenizas como un Fénix. Este año tiene varios proyectos pendientes, uno con James Franco, y otro con la cineasta Claudia Myers.

¿Será que este es el año para Megan?