Cine & TV

Los superhéroes más paródicos del cine y la televisión

Hay personas que suelen encasillar a los superhéroes, que si tienen capa y máscara y los introducen en un estereotipo que los hace inmediatamente igual al resto, y la verdad es que no es así.

Ni Tony Stark es igual que Steve Rogers ni Bruce Wayne es igual a Clark Kent. En realidad, nadie podría ser igual a Clark Kent, literalmente es el tipo más correcto del planeta (y eso que, hablando en contexto, no es de este planeta…). El punto es que aunque todos los superhéroes que hemos visto en la gran pantalla vienen de caricaturas, no todos cumplen los mismos parámetros psicológicos ni tienen los mismos arcos argumentales.

En esta oportunidad hemos querido retratar a los mejores superhéroes paródicos del cine y la televisión, aquellos, cuya visión moral es un poco abstracta a la del resto y los hace un tanto más únicos y diferentes que a los demás.

1) Kick-Ass

Entre todos los ejemplos que vamos a colocar en la lista, puede que no exista uno que se burle más de los superhéroes y de su moral que todo lo que confiere a Kick-Ass en general. No estamos diciendo que el personaje y protagonista se ríe de los super, porque de hecho, él mismo se viste de uno. Sino que la película en sí es una parodia al superhéroe. Nuestro prota es un muchacho común y corriente que sangra, pierde peleas, es prácticamente un fracasado, pero sigue siendo un héroe.

Incluso, sus secuencias de acción, su arco argumental, y el origen que da el nacimiento a la película son de una película de superhéroes, son las mofas y burlas lo que la hacen una parodia.

2) Deadpool

Casi obligatorio en el top. Deadpool en sí es un antihéroe, porque no se rige de los códigos morales de muchos super como el no matar y hacer el bien común. El problema (¿o no?) con Deadpool es que está chiflado de la cabeza. Lo amamos, aún mientras hace cosas moral y éticamente prohibidas para un superhéroe. Se burla de ellos y de sus credos sagrados, un rebelde absoluto que hace lo que según él está bien, sin importar el medio y el método.

3) The Tick

Algunos recordarán a The Tick por su serie animada por allá en los años 90, más precisamente en el 94 (aunque también estuvo rodando en el 87). Quizá le pasó algunos, pero The Tick no era una serie para niños aunque fuese una caricatura. Se convirtió casi de inmediato en una serie de culto de unos 30 episodios que solo agradaba a los que gustaban del humor negro y sabían captar los mensajes ocultos entre líneas.

Claro, también era digerible para los más jóvenes por el simple hecho de ser un superhéroe y estar dibujado, pero su verdadero contenido estaba más allá.

Ahora, Amazon nos regaló The Tick en live action. El protagonista es un heróe invulnerable con un genial e ingenuo sidekick llamado La Polilla con el salva la ciudad cientos de veces de varias amenazas.

Casi siempre se está burlando de las situaciones que le rodean, razón por la cual lo colocamos en el top, porque tiene un alto índice a la bufonada a todo momento.

4) Super

James Gunn fue el autor de la que podría ser la más genial parodia de superhéroes jamás creada en la gran pantalla hasta los momentos. Los héroes se convierten en héroes por deber, obligaciones morales, destino, y en algunos casos hasta por suerte, pero aún siendo por suerte, responden a su deber con honor.

Bueno, este supehéroe se hizo héroe por la razón más banal que podrás encontrar: por despecho. La película explota dinamita en la conciencia del héroe común, llenando la pantalla con violencia al estilo de Kick-Ass. Sus protagonistas son unos fantásticos Rainn Wilson y Ellen Page, ante la crítica, es una de las películas mejores hechas por Gunn.

5) Mystery Men

Considerado por muchos la parodia superheroica obligatoria y por excelencia. Principalmente porque saca muchísimas referencias de un cómic del año, donde se atentaba mucho contra la moral y la ética del superhéroe. Además que claro, no podíamos omitir su increíble línea de reparto cuyas interpretaciones en la comedia son de otro mundo: Ben Stiller, Janeane Garofalo, Hank Azaria, William Macy, Paul Reubens y otros grandes de la época.