OMG

Los artistas que decidieron dejar sus proyectos por amor a Dios

Algunos dicen que la fe puede mover montañas, y aunque no creamos que esto deba interpretarse en el sentido más literal de la expresión, sí creemos que la fe es capaz de conseguir grandes cosas. Como ejemplo de ello podríamos mencionar, entre algunos hechos, el que determinadas figuras del mundo de la fama hayan decidido ponerle fin a sus proyectos personales por amor a Dios.

Sí, sus creencias han sido tales que, a pesar de la fama y de las comodidades que esta ofrece, hay quienes le han puesto un alto por considerarlo ética y moralmente correcto. Desde actores hasta músicos han sido protagonistas de estos sucesos, y a continuación verás algunos de los casos más importantes de la historia contemporánea.

Estamos hablando de todos ellos:

Justin Bieber: cuando parecía estar en el mejor momento de su carrera gracias a su álbum Purpose, el cantante decidió de imprevisto ponerle fin a su tour mundial homónimo. Los motivos que alegó nunca fueron del todo claro, mas sí comentó que lo hacía para reencontrarse consigo mismo y con Dios. También fue visto periódicamente a partir de  su receso de los estudios y los escenarios.

Héctor «El Father»: este es probablemente uno de los casos más random de este recuento. Como todos probablemente ya sepamos, Héctor era un reggaetonero de la vieja escuela con un nivel de fama muy envidiable en cuanto a los exponentes del género urbano, pero en vista de sus depresiones y conflictos personales decidió seguir el camino de Dios. Actualmente no trabaja haciendo música como antes y está de lleno dedicado a predicar la palabra sagrada.

Sinéad O’Connor: la cantante ganadora del Grammy de origen irlandés le dio un vuelco de 180 grados a su estilo de vida. Todo ello lo consiguió nada más y nada menos que convirtiéndose en una fiel creyente de Dios, a pesar de tener hijos y haber pasado por el altar en un par de oportunidades. Sin embargo nada de esto pareció atender su desequilibrio mental -fue diagnosticada por profesionales- o sus declaraciones suicidas y múltiples despedidas, o al menos así fue hasta que se aferró a la fe.

Cheryl James de Salt-N-Pepa: una de las voces más emblemáticas del hip-hop y el rap en los Estados Unidos en las décadas pasadas. Su amor por el creador le hizo replantarse en qué dirección llevar su talento -en vista de la fama que ya obtenía junto al resto de la agrupación- para así implementar cambios revolucionarios, como por ejemplo el prestar su voz esencialmente para alabar.

Brian Welch «Head» de Korn: el emblemático guitarrista de Korn vivía una vida de ensueño llena de fama, grammys, dinero, sexo y drogas, aunque nada de esto le satisfacía por completo. A raíz de ello se vio obligado en buscar a Dios y de ese modo fue que acabó involucrándose en la religión al punto en que se bautizó en el famoso río Jordán. Aseguró tras ello que ahora sí se sentía realmente vivo.

Son By Four: todos los integrantes pasaron por la misma transición musical-espiritual por el simple hecho de pertenecer a una agrupación. El punto de interés es que pasaron de cantar un hit como A Puro Dolor a prestar sus voces única y exclusivamente para temas de índole religioso. Recordemos que durante la década de los 90 explotaron su mejor nivel de fama, pero esta quizá fue tan abrumadora que les obligó a desviarse por los caminos de Dios, literalmente.