Boom!

A días de la boda real, las polémicas no dejan de llover: El padre de Meghan Markle «sufrió» un infarto luego de que fuese acusado de hacer acuerdos con un paparazzi

Meghan Markle está a días de formar parte de la Familia Real Británica, pero ni siquiera eso la hace escapar de las polémicas y de los escándalos.

En esta oportunidad, se supo a través de su hermanastra, Samantha, que su padre Thomas Markle había hecho acuerdos con un paparazzi para que este lo fotografiase disfrutando de su «nuevo estilo de vida».

Explicando el hecho más a detalle, Samantha ofreció una entrevista al programa Loose Women de la cadena británica ITV el día de hoy, y allí admitió ser «completamente la culpable» de que su padre se hubiese dejado fotografiar en situaciones de ensueño. Algunas de estas eran, por ejemplo, él viendo las fotos de su hija y el Príncipe Harry, o revisando postales británicas.

«Dije que el mundo no tiene idea de que te estás poniendo en forma y haciendo cosas saludables. No te fotografían comprando verduras y agua, te fotografían de la manera menos favorecedora posible (…) Dije que realmente necesitas mostrarle al mundo que te estás poniendo en forma y haciendo cosas buenas y saludables. Así que lo sugerí y hubo un gran escrutinio porque estaba motivado por el dinero, no fue así», declaró.

Gracias a estos comentarios, fuentes llegadas al padre de ambas indicaron para el portal TMZ que en definitiva el hombre no irá a la boda. Sin embargo, la decisión poco tiene que ver con la confesión de su hija Samantha, ya que las fotos se ven «estúpidas y hambrientas», sino porque días atrás «sufrió un infarto» aunque se controló fuera del hospital para poder asistir a la ceremonia. 

En resumidas cuentas, él no llevará a Meghan por el pasillo hasta el altar, en parte porque «no quiere avergonzar a Meghan ni a la Familia Real el día de su boda» y por un tema de salud considerablemente cuestionable en vista de la entrevista de Samantha que, sin querer queriendo como diría el Chavo del 8, se salió de control.