OMG

Estos famosos partieron de este mundo, pero muchos aseguran que siguen vivos

¿Qué tienen en común las muertes del Rey -Elvis- y la del Rey del Pop -MJ-? Muchas cosas. De hecho, las mismas similitudes que también tienen las muertes del aclamado Juanga o del mayor líder nazi de la historia, Hitler.

Todos estos personajes contaban con un nivel de fama -tanto de la buena como de la mala- sencillamente absurdo. Difícilmente podían salir un fin de semana a tomar un helado, a comer con sus amigos o a bailar, porque su presencia causaba revuelo e, inclusive, movía masas.

Además, todos ellos también tenían poder -político o monetario según su caso- y ya eso les separaba de lo común.  Solamente por eso estaban lo suficientemente apartados del resto de las personas que habitan en este mundo, porque como todos sabemos, el dinero y el renombre puede hacer “milagros”.

Lo que podemos resumir hasta el momento, es que aunque vivieron el lado bueno de la vida -entre lujos obviamente- realmente no vivieron lo más esencial: los detalles, las pequeñas cosas, los placeres culposos. Y quizá ellos lo sabían, y por eso decidieron “partir” de este mundo en circunstancias tan extrañas que, ni con el pasar de los años, siguen generando dudas.

Descubre a continuación algunos de los casos de esos famosos que, según las teorías de muchos, murieron en medio de un show mediático para seguir sus caminos apartados y a bajo perfil:

Elvis Presley: El 16 de agosto de 1977 es la fecha de muerte que tenemos de él. Un infarto fulminante, dicen, es lo que le arrebató la vida. Sin embargo, para aquella fecha el Rey del Rock & Roll había subido algo de peso, su humor no era el mismo y su energía mucho menos.

No sería de extrañar que, tras cientos de discos vendidos, conciertos agotados e incontables cantidades de fans, el intérprete norteamericano haya decidido ponerle fin a su vida de artista para darle play a una vida común y corriente. Y más aún si tomamos en cuenta que, inclusive durante su funeral, hubo violencia, seguidores mal portados -entre los 80 mil asistentes- y mucho dolor.

Adolf Hitler: La era nazi estaba llegando a su fin y con eso también la “gloria” de Hitler. Durante la Segunda Guerra Mundial su país, Alemania, estaba a la cara de tanto conflicto había, pero los resultados no fueron siempre favorables para sus fuerzas.

Historiadores y expertos en la materia aseguran que Hitler conocía su perdición. Tarde o temprano -y quizá esta última era la opción ganadora-, la justicia llegaría para él y los suyos, y con ello su juicio, encarcelamiento o pena de muerte.

La solución a todo esto fue darlo por muerto como consecuencia de un ataque que sufrió su refugio durante la guerra, aunque muchos aseguran que usando vías subterráneas y con apoyo internacional logró escapar a Argentina, donde murió en santa paz.

Juan Gabriel: El intérprete mexicano se ha convertido en el caso más “fresco” referente a esta temática. Su supuesta muerte data del 28 de agosto de 2016 en Santa Mónica, California, Estados Unidos, por un infarto fulminante.

El hecho ocurrió luego de que él cerrase uno de sus shows de la gira México Es Todo, donde un extraño mensaje que apareció en las pantallas del complejo capturó la atención de todos los presentes. Muchos lo tomaron como una despedida avisada:

“Felicidades a todas las personas que están orgullosas de ser lo que son”, se leía.

Lo primero “extraño” de este caso es que sus restos fueron cremados, en lugar de enterrados. Esto quiere decir que, si se deseaba salir de dudas en algún momento, no existe la posibilidad de someter su esqueleto a un estudio forense, dental o de ADN en general.

Además, desde hace unos días atrás su mánager, Javier Muñoz, aseguró que el cantante se encuentra con vida. Para sostener su versión publicó un par de imágenes que rápidamente fueron difundidas en la web, donde aparece un hombre muy similar a Juanga de paseo, y en otra donde este mismo hombre se cubre el rostro, usa sombrero y lentes de forma sospechosa.

¿Otra cosa rara de todo este asunto? Los videos de YouTube que abordaron la noticia fueron bajados con inmediatez, ¿pero quién está detrás de esa sanción?

Michael Jackson: El eterno Rey del Pop está vivo según muchos. Su muerte declarada el 25 de junio de 2009 fue una completa sorpresa, y existieron las mil y un versiones al respecto de qué la originó. El cansancio, la sobredosis de calmantes y un paro respiratorio figuraron entre todas las opciones, pero a ciencia cierta jamás podremos saber con exactitud qué le ocurrió.

En realidad, tampoco podremos saber exactamente si esto ocurrió, porque así como Elvis, MJ tenía suficientes motivos para querer dejar de lado su vida de famoso.

Michael lo había conseguido todo dentro de la industria musical y fuera de ella también -hasta denuncias por acoso, tan solo por mencionar algo- y ciertamente tenía el dinero suficiente para fingir su muerte terrenal. ¿Entonces por qué no hacerlo si se sabía que se sentía agotado por tanto trabajo y por tantas presiones? Tendría sentido que, en efecto, todo haya sido un show.