Boom!Tecnología

¿Deberías borrar tu Facebook tras el escándalo de privacidad?

Tras el escándalo de Facebook gracias a la filtración de datos personales de sus usuarios, la red social creada por Mark Zuckerberg se encuentra en el ojo del huracán, a pesar de seguir siendo la red social más usada en todo el planeta.

La culpa es, principalmente, de Facebook, por permitir que su API (interfaz de programación de las aplicaciones) tuviera un vacío que permitiera a Cambridge Analytica tener nuestra información y la de nuestros amigos, gracias a que les dimos acceso casi ilimitado cuando decidimos hacer uno de sus tests de personalidad.

Esta información no podía venderse ni ser usada para cosas como marketing de acuerdo a las reglas de Facebook. En 2015, tras dos años de uso de esta información, Facebook se dio cuenta de lo que ocurría y pidió que borraran la información, pero esto no se hizo.

Lo que tampoco se hizo fue informar a sus usuarios de esto, debido a que perderían la fidelidad y la confianza del público.

Es un caso que podría tener que ver con las negativas de Apple a desbloquear las cuentas de iCloud de terroristas para los gobiernos, porque esto supondría una violación del producto que venden, a pesar de que sean reprochados moralmente por no prestar ayuda y -falsamente- acusados de cooperar con terroristas.

Esto, tras las denuncias de Edward Snowden, significaría que a Apple no le importaría trabajar de la mano con la NSA para vigilar a la población.

Facebook también ha recibido críticas por su poca firmeza para acabar con las “fake news” y por su presunta vinculación con la manipulación de las elecciones de Estados Unidos que llevaron a Donald Trump a la presidencia.

Celebridades como Jim Carrey o Adam McKay se han unido para boicotear a Facebook por esta imperdonable brecha de seguridad. Hasta Brian Acton, cofundador de WhatsApp, que en 2014 vendió su creación a Zuckerberg, está llamando a que borremos nuestros perfiles en la red social, alegando que es momento de que nos preocupemos por nuestra privacidad.

Al ver esto, sumado a reportes de usuarios que han descargado sus archivos de datos de Facebook para dar con que tienen registro de nuestras llamadas, contactos, archivos subidos que borramos, y un largo etcétera, surge la interrogante en muchas personas: ¿Ha llegado el momento de borrar Facebook?

Es entendible y más que necesario que nos hagamos esta pregunta, más cuando por un simple test de personalidad, los datos de millones de personas se sirvieron en bandeja de plata a Cambridge Analytica, empresa que ayudó a Steve Bannon, exconsejero de Trump, a llegar a la Casa Blanca.

Además, llega perfecto para hablar sobre otros dispositivos y empresas que nos espían y dan nuestra información a terceros en tiempo real gracias al Internet, como nuestra geolocalización en tiempo real.

¿Y las otras redes sociales?

El escándalo también podría salpicar a Instagram y WhatsApp, dos aplicaciones filiales de Facebook con las que la red social comparte información constantemente. Sin embargo, este escándalo se centra principalmente en Facebook, ya que de ahí vino la brecha de información gracias al infame API.

Aunque, expertos afirman que nuestra información está siendo explotada en todo momento, y no solo por Facebook, sino por otras redes sociales. Ellos recomiendan que para que tu información esté más protegida en estas redes sociales, te pases por la página de permisos para que tú decidas qué información quieres compartir con cada página. Esto aplica para Snapchat, Twitter, LinkedIn y casi cualquier red social a la que, sin leer los términos y condiciones, has brindado tus datos.

Con el caso específico de Facebook, basta con irte a las opciones de privacidad y cancelar la opción de compartir información con otras apps, lo que te impedirá que inicies sesión en aplicaciones de terceros con Facebook. También puedes limitar la información a la que tiene acceso la app, y los permisos que tiene en tu smartphone, que pueden incluir desde el acceso a tu lista de contactos, a funciones más peligrosas, como las cámaras.

Si deseas borrar tu cuenta, ya la cosa se pone más complicada, porque es política de Facebook intentar que no se vayan sus usuarios, que es el mayor aliciente para posibles inversores que quieran poner su dinero en una compañía que cotiza en la bolsa de los Estados Unidos. Tampoco es fácil borrar más de 10 años de contenido compartido en un sitio, pero al menos te cubrirás las espaldas con respecto a futuras filtraciones.

Entonces, ¿qué hago?

Debes saber que hay posibilidades de que tu vida digital sea un poco más segura, y que si tu decisión es darte de baja pero temes que no te mantendrás en contacto con tus amigos, existen otras formas más seguras de comunicarte con ellos. Por su lado, Facebook está prometiendo a los usuarios mayor transparencia y una forma más sencilla y clara de configurar sus opciones de privacidad.

La decisión la ponemos en manos de cada quien: Para impedir que tu información sea vendida o esté disponible para terceros, puedes limitar los accesos de la red social a tu información más privada, o puedes recurrir a borrar tus cuentas, pues, mientras no estés en línea, no hay riesgo de que tomen más información que tú no quieras compartir.