Boom!General

¿Por qué los equipos y algunos eventos deportivos tienen mascota?

Si vamos a un partido de algún deporte, por ejemplo: en los Estados Unidos, sea profesional, universitario o colegial, es probable que nos encontremos con que al menos alguno de los equipos tenga una mascota que se encargue de animar y avivar a la audiencia en el evento. Esta puede ser un animal, una tribu indígena prominente en la zona, una forma de identificar a las personas que son de ahí, o, sencillamente, cualquier cosa.

Esto forma parte de la idiosincrasia del deporte y ha logrado permear a las culturas de otros deportes, siendo parte de la historia de los Mundiales de Fútbol por más de 40 años. Sin embargo, a pesar de ser parte del deporte, pocos pueden explicar el por qué de la inclusión de estos personajes como parte del equipo, así que hemos decidido explicarlo acá.

Las mascotas nacieron como una forma de entretener a los espectadores, por eso es común que tengan personalidades torpes que recurren a la comedia física para aliviar al espectador. Muchos equipos logran identificarse con su fanaticada, y por eso se esfuerzan en crear personajes atractivos que no solo sean para el espectáculo, sino algo que represente buenos valores y un gran ejemplo para la comunidad.

Para quienes tienen que representar a estas mascotas, también supone un honor serlo, y eso es algo que la cultura pop se ha encargado de dejarnos claro, pues nos muestran a quienes llevan el traje de la mascota del equipo como personas empapadas con la ideología y forma de ser de lo que representan, y conscientes de que son parte fundamental de elevar el estado de ánimo y la euforia entre sus fanáticos para que demuestren su apoyo al rendimiento del equipo y esto se refleje en su rendimiento.

Las mascotas también son parte de la música, siendo el caso más evidente el de Eddie, la mascota de Iron Maiden, y del mundo militar, que suele tomar a ciertos animales como bandera de sus batallones.

La razón principal, es porque es una forma de identificarse y ser más cercanos a la gente del lugar de donde son. Por ejemplo, si el ave oficial de la ciudad de donde es el equipo es el cóndor, es realmente probable que el equipo se llame Los Condors de dicha ciudad. Esto genera un sentimiento de pertenencia y también es una forma de diferenciarse de otros equipos de dicha localidad, en caso de que existan, porque no es lo mismo ser de los Lakers de Los Ángeles, que ser los Clippers de Los Ángeles.

Esta seña que elijan como identificador principal del equipo, no necesariamente tiene que corresponder a cualquier cosa que sea común en la ciudad, ya que algunos equipos eligen ciertos animales por lo que representan: El León es conocido por ser el rey, mientras que los delfines son conocidos por su inteligencia.

Esto es algo que los fundadores eligen con base en los ideales que tienen en mente para su equipo, así como en la imagen que desean transmitir a sus rivales.

Tomemos como ejemplo a los equipos de fútbol americano, que eligen sus nombres mayormente inspirados en animales o figuras que representen algo de autoridad y sean imponentes: los Gigantes de Nueva York, los Patriotas de Nueva Inglaterra, los Halcones de Atlanta, las Águilas de Philadelphia y un largo etcétera, que generan cierta alusión a sus estilos de juego y refuerzan su poderío a nivel psicológico, atacando directamente al subconsciente, porque es más probable que te intimide más un equipo que se llama los Titanes de Tennessee, los Vikingos de Minnesota o los Broncos de Denver, que uno que se llame Los Poodles.

Incluso, pasa con los felinos: Los equipos prefieren nombrarse como los Tigres, los Leones, las Panteras, los Pumas, entre otros, porque suenan más poderosos que, simplemente, Los Gatos.

Muchas de estas mascotas son elegidas, también, porque podrían significar suerte para el equipo que los está eligiendo. Esto ya toca temas como las supersticiones de cada lugar, que pueden ver en, por ejemplo, el Águila, un símbolo de buena suerte y de poder.

Otra de las razones por las que existen las mascotas en los deportes, es para incentivar a los fans más pequeños para que se interesen en el mundo del deporte. Evidentemente, para un niño es mucho más llamativo y divertido mirar, maravillados, a un personaje vestido con un traje que revolotea por toda la cancha durante un partido de béisbol, que el juego en sí.

Es el mismo principio que hizo exitoso a los personajes de Plaza Sésamo o Barney, y que sale de una evolución natural de la figura de las marionetas. Esto también es usado como parte de la publicidad para algunos productos, y lo vemos en personajes como el Tigre Tony de las Zucaritas o el elefante Melvin de Choco Krispies, entre otros.

Esto nos lleva a otro punto que explica por qué los equipos y algunos eventos deportivos tienen mascotas, y es la facilidad de posicionar algunos productos con un personaje que sea identificable para tanta gente.

Es una forma de vender efectivamente algún evento deportivo en aspectos que trascienden más allá del campo de fútbol, y por eso, ponemos de ejemplo a Ato, Kaz y Nik, las tres mascotas del Mundial de Fútbol de Corea y Japón 2002, que no solo fueron parte de instrumentos de merchandising como ropa o juguetes, sino que lograron tener su propia serie animada, que recorría una historia ambientada en el mundo del fútbol.

De esta forma, recordamos a mascotas célebres de los mundiales de fútbol, que comenzaron a tener mascotas a partir de Inglaterra 1966, como Juanito (México 70) o Pique (México 86), Gauchito Mundialito (Argentina 78), Naranjito (España 82), Ciao (Italia 90), Striker (USA 94), Footix (Francia 98), Fuleco (Brasil 2014), entre otros, que han sabido calar muy bien entre fanáticos del deporte.


Para finalizar, les recomendamos Mascots, una serie de Netflix a modo de falso documental, que nos da un vistazo al mundo de las competencias de mascotas en Estados Unidos. Van a morir de risa.