OMG

El asqueroso ritual de iniciación que lamentablemente debías superar si querías conocer a The Ramones

The Ramones, también conocidos simplemente como Ramones, fueron una banda de punk formada en Queens, Nueva York, durante el año 1974. Su separación tuvo lugar más de dos décadas después, específicamente para 1996.

Hasta ahí todo parece ir normal, como la vida y rutina de cualquier otra banda legendaria. Sin embargo, estos hombres sufrieron los efectos, quizá, de la fama -o puede que de la estupidez- y cuando su carrera tomó el mejor de sus momentos, decidieron poner en marcha una especie de «ritual de iniciación» por el cual debían pasar todos aquellos que deseaban conocerlos.

Solamente ellos tienen conocimiento de la cantidad de personas, fanáticos o famosos que lo cumplieron -sin saberlo lamentablemente-, pero por suerte existe una anécdota que deja en evidencia de qué iba todo.

Resulta que la primera vez que los Ramones se presentaron en el club Roundhouse en el año 1976, el cantante de Sex Pistols, Johnny Rotten, se apersonó en el local con intenciones de conocer a la banda.

Rotten, de hecho, logró llegar hasta el backstage para cumplir su cometido y ahí se topó con Joey Ramone, quien muy sociablemente le ofreció una cerveza a su «nuevo amigo».

Evidentemente él aceptó la bebida con entusiasmo sin sospechar que minutos atrás todos los miembros de la banda habían echado unas cuantas gotas de sus orinas en ella. Existen relatos que afirman que Rotten llegó a enterarse de lo ocurrido y que por ello se enfadó de por vida con la banda, aunque no hay cómo corroborarlo.

Lo que sí es seguro, es que esta era una desagradable práctica que los músicos siempre aplicaban en su backstage. Entre ellos lo catalogaban como un «ritual de iniciación» gracias al cual posteriormente podían pasar horas y horas riéndose por lo ilusos de aquellos que terminaban bebiendo mucho más que una cerveza.