Música

Vive Latino 2018: El poder absoluto de un festival cultural

Como toda primera vez, asistir a un Vive Latino nos generó grandes expectativas. Estamos hablando de uno de los festivales de música más grandes, con más historia y llenos de proyección que tiene México. Podría decirse que es el par del Lollapalooza en ciertos aspectos, sobre todo por la cercanía con las fechas de sus ediciones chilenas y argentinas, a las que se suma el Estereo Picnic en Colombia que vendría siendo otro grande del paquete. En fin, un fin de semana envidiable para quien no esté en Ciudad de México.

A eso de las 13:00 se abrió el telón de lo esperado. Una hora en la que estábamos dispuestos a luchar contra el sol por el simple hecho de disfrutar cada uno de los rincones de cada activación. No estamos hablando solo de música, sino de cada espacio itinerante que ofrecía el festival, que por eso lleva ese nombre. Entramos con calma, se veía gente muy emocionada, ¿y por qué no?, al final estamos hablando de 2 jornadas seguidas viendo a músicos que idolatramos con una Indio en la mano, la mayoría del tiempo.

Para ser temprano, ya el caminar se sentía pesado, mucha gente decidió ir desde la primera banda porque sonaban nombres importantes como Los Cafres, Allison y Los Mesoneros que básicamente calentaron motores. Presentaciones poderosas al igual que Vaya Futuro y Swing Original Monks que te iban anunciando lo que verías. Como en años pasados, la comedia se hizo presente. Al entrar al festival, no eran más de 100 metros los que te separaban de Casa Comedy, un espacio de Stand Up en el que, en orden cronológico, se presentaron Nicho Peñavera, Ricardo Pérez, Alexis de Anda, Fabricio Copano y Alex Fernández. Buena opción para quienes querían un plan alternativo antes de los platos fuertes.

La Cartera, como le llamamos muchos, fue el método de pago que efectivamente simplificó las cosas. Se trató de una pulsera que recargabas con dinero y así pagabas en cada punto de venta. Todo, absolutamente todo (incluso los que vendían cerveza de a pie, tenían su terminal de esta Cartera. Incluso nos sobró un poco de dinero que mañana nos toca retirar a través de la plataforma de reembolso que el festival publicó. ¿Futuro? Simplemente sí.

Foto: @feligutierres

Eso sí, mucho punk rock y contenido social que se dispersó a lo largo de los dos días de forma positiva. Hay Un Motivo (Ely Guerra, Fernando Rivera Calderón, Jaime Pérez y Alonso Arreola) presentaron un video y como colectivo recaudaron fondos con la venta de un EP para los damnificados del terremoto del 19 de septiembre. Residente habló de los 43 desaparecidos y Fito Páez por supuesto que mencionó el tema de la injusticia y la violencia en varias partes del continente. Momentos emotivos dijeron presente y fueron muy bien recibidos por todos.

Foto: @vivelatino

Hablando un poco de la música, queremos resaltar las presentaciones de Queens of the Stone Age, Gorillaz, Los Amigos Invisibles y Chicano Batman que ante nuestros propios ojos, deslumbraron con todo lo que hicieron en tarima. A pesar de lo diverso de ese paquete, quedamos sorprendidos con toda la puesta de cada uno y el cómo reaccionó cada uno de sus asistentes. Molotov, obviamente se metió a la gente en el bolsillo con un set nostálgico en el que recorrieron gran parte de sus éxitos. Dudamos un poco de que esto sucedería ya que eran las 23:05 y aún quedaba una jornada por delante, sin embargo, tocaron frente a unas 70.000 personas sin problema.

Foto: @theozcorp

Un momento que nos pareció cómico y a la vez raro, fue cuando Morrissey se subió a la tarima. Durante su presentación, ningún establecimiento comercial podía vender carne, incluso nos dimos cuenta al intentar comer algo y fue el señor que preparaba la comida que nos dijo “cuando ese señor termine de cantar es que podemos venderles”. Podemos decir que esta vez Morrissey no canceló, pero algo extraño tenía que hacer, y lo logró.

Foto: Miguel Lozano

La presencia de Indio más allá de ser el patrocinante oficial, llegó a un punto de confort que pudimos disfrutar como nadie. Instalaron diferentes estaciones tipo lounge en las que podías hacer una parada, beberte un cerveza, descansar y luego seguir. No estamos hablando de una, sino de varias que vimos a lo largo de todo el venue. Si algo nos hizo mantener el amor por todo lo que estábamos viviendo, fue eso.

La Gusana Ciega fue otra sorpresa para nosotros con la cantidad de gente que coreaba sus canciones en un espacio tan grande. Según nuestros recuerdos, fue una de las bandas (no headliner) que más gente agrupó. Los Pericos dieron un show sencillo en el que despertaron los recuerdos de quienes vivieron los 90 al máximo y La Mala Rodriguez, podríamos decir que fue la mujer que despertó más pasiones en las más de 30 horas de jornadas.

Foto: @vans_mx

Desde ya, la página web del Vive Latino saluda a su edición de 2019, pero ¿Qué bandas formarán parte de esto? Queremos estar ahí nuevamente y confirmar que es una de las iniciativas que mueva de mejor forma la cultura en este país. Por cierto, les dejamos nuestra presentación favorita para el final del artículo. Con ustedes, Noel Gallagher

Foto: Miguel Lozano

¡Viva el Vive Latino y que dure 1242 años más!