OMG

La historia de cómo Bob Marley unió a dos políticos que se odiaban

Siempre hemos oído hablar del poder de la música, para algunos pudiera resultar y una afirmación cursi y hasta ridícula, pero para otros no es más que una realidad. Este tipo de creencias fueron las que hicieron a Robert Nesta Marley Booker (aka Bob Marley) una leyenda en el mundo entero, pocas veces se ven a personas que son capaces de inspirar movimientos, lograr trascender en el tiempo e inspirar una cultura entera como la rastafari.

En los años 70, Jamaica estaba muy lejos de ser el paraíso en el caribe que es hoy en día, distaba mucho de su estereotipo. Para 1976 la ley era impuesta por los pistoleros y narcotraficantes, las tensiones sociales se podían sentir en el ambiente y los políticos jugaban con el fuego que la Guerra Fría había esparcido por el continente. Por otra parte, ese mismo año, Marley, tenía 31 años y se había convertido en líder espiritual para los jamaiquinos.

El reggae se había convertido en la expresión popular de un país empobrecido en el cual «la gente se mostraba cada vez más desesperada y violenta», anotó la periodista Vivien Goldman sobre aquellos días.

El primer ministro Michael Manley, del socialista Partido Nacional del Pueblo (PNP) y cercano a Fidel Castro buscaba la reelección frente a Edward Seaga, del Partido Laborista Jamaiquino (JLP), a quien vinculaban a la CIA estadounidense.

«Los políticos son el diablo», afirmó Marley en ese momento según registra Mikal Gilmore, veterano periodista de la revista Rolling Stone.

Esa campaña electoral estuvo marcada por la violencia, ambos candidatos buscaban que Marley hiciera campaña para ellos, debido a que era el que realmente gozaba del apoyo del pueblo y quien podía verdaderamente unir al país.

Un concierto fue programado para el 5 de diciembre de 1976 en el Estadio Nacional de Kingston para calmar los ánimos de la población, cansada de vivir bajo un estado de emergencia constante por las tensiones entre los ciudadanos.

Sin embargo, dos días antes del evento, el 3 de diciembre, Bob fue víctima de un atentado en su propia casa. Le dispararon en el pecho y un brazo, a su esposa Rita en la cabeza, a su amigo Lewis Griffith en el estómago y el mánager Don Taylor también fue herido.

Se dijo en su momento que esta fue una represalia por los opositores al gobierno, ya que este concierto se veía como un apoyo al gobierno de turno.

Por suerte, Bob y los suyos pudieron recuperarse y el tan afamado concierto se llevó a cabo el 22 de abril de 1978 en donde asistieron Manley y Seaga. En el momento más eufórico de la canción Jammin, Marley persuadió a los dos líderes para que se dieran la mano.

 

Tags : Bob Marley