Boom!Cine & TV

Estas escenas de películas no necesitaron mostrar piel para levantar pasiones

Bien dicen que hay cosas que se deben dejar a la imaginación. Aunque los desnudos son un recurso recurrente y la forma más fácil de levantar pasiones en la audiencia, estas escenas lograron su cometido sin necesidad de que sus actores se quitaran la ropa, lo cual merece nuestro aplauso y reconocimiento.

Y cómo no comenzar con probablemente el beso más icónico del cine, o por lo menos de la década pasada, Ryan Gosling y Rachel McAdams emocionaron al mundo entero en The Notebook con su legendario beso bajo la lluvia.

Viendo ahora las cosas en retrospectiva, para ese momento era muy poco probable que Brad y Angelina estuvieran actuando en Mr & Mrs Smith. Los incluímos porque no es mucha la carne que se ve en esa escena.

The Wolf of Wall Street es una película llena de excesos; sin embargo, esta escena de Margot Robbie junto a Leonardo DiCaprio tiene la suficiente tensión sexual sin recurrir al desnudo como para unirnos en solidaridad con el amigo Jordan Belfort.

¿Quien diría que una película de Spider-Man tuviera uno de los besos más icónicos del cine? Nadie, pero fue tan original esta idea que sigue levantando pasiones.

Los ochenta a pesar de que fueron una década bastante alocada, en el cine no había tantas libertades como las vemos hoy en día. Por eso las escenas sexuales eran mucho más románticas, como esta de Top Gun.

Si quieres volar como Kate Winslet, lo que tienes que hacer es ponerte en la punta de un barco, ya el beso va por tu cuenta si deseas rememorar esta icónica escena en Titanic.

Dirty Dancing le hace honor a su nombre durante toda la cinta, pero esta escena es la muestra más clara de que bailar es muy similar a hacer el amor, pero con ropa.

¡Muy perfecta para ser verdad!, Esta fue la reacción del mundo entero al ver la escena final de La La Land, nos paseó por todas las emociones para que al final nos diera el mayor golpe de realidad que hayamos visto en el cine.

En Fear, Reese Witherspoon sí que va en una montaña rusa de emociones, literalmente. Esta es otra forma de sexo en las alturas.

A pesar de que Fifty Shades of Grey no es la mejor de las franquicias, no hay que negar que esta escena de Fifty Shades Darker en el ascensor logra su cometido.