FotosOMG

Estos 10 famosos ganaron o perdieron una cantidad absurda de peso y su cambio nos dejó en shock

Aunque en muchas oportunidades los actores deben someterse a dietas para bajar como también para subir de peso, igualmente existen celebridades que, sin ser actores necesariamente, han tenido problemas de este tipo a lo largo de sus vidas.

A raíz de ello, quisimos hacer un recuento de los 10 casos más impactantes de subidas o bajadas de peso de los famosos, porque la diferencia es absurdamente abrumadora, aunque no necesariamente en el mal sentido.

Conoce a continuación a quiénes escogimos:

Kelly Osbourne: Todos conocimos a la hija de Sharon y Ozzy como una joven muy punk con algunos kilos de más en su cuerpo, pero años más tarde ella misma decidió dejar toda la rebeldía atrás, cuidar su salud, modificar su estilo de vida y dejarnos boquiabiertos con lo hermosa que luce actualmente.

Josh Peck: Para el caso de los hombres, probablemente este sea el cambio más notorio y admirable de todos. Mientras Josh trabajaba en la serie que lo llevó a la fama, Drake & Josh, lo vimos como el hermanastro gordito, inteligente y tierno… pero con los años se convirtió en el hermanastro sexy, delgado y de sonrisa perfecta, #sorryDrake.

Christina Aguilera: Esta diva del pop ha pasado por múltiples cambios físicos. Durante el boom de su carrera lució un cuerpo envidiablemente tonificado y delgado, pero con el tiempo fue ganando kilos -aunque sin dejar de ser sexy nunca-. Lo bueno es que desde hace un par de años para acá se ha mantenido «estable» y cuenta con una talla neutra.

Kelly Clarkson: Esta American Idol también ganó fama por culpa de su subida de peso. La cantante y su círculo cercano atribuyó esta revolución física a cuenta de su embarazo, pero salió de él hace algún tiempo ya y hasta la fecha no ha logrado recuperar la figura con la cual todos la conocimos.

Adele: Mientras su carrera tomaba vuelo la cantante aseguraba que no le importaba mucho su apariencia porque ella quería vender y hacer música solamente, es decir, que su físico tenía poco que ver.

Sin embargo, algo pasó por su mente o vida que la hicieron cambiar de parecer y, poco a poco, la han motivado a seguir dejando atrás unos kilos extra que tenía.

Amanda Bynes: Es uno de los casos más random que podemos encontrar. Amanda, durante su juventud, era graciosa y hermosa como cualquier chica que solemos ver en la tv, pero pareciera que en conjunto a la destrucción de su fama, sus hábitos alimenticios se fueron por el traste y le hicieron subir de peso considerablemente.

Taylor Lautner: Todos lo conocimos por interpretar a un sexy hombre lobo, y es que inclusive se preparó físicamente para ese papel. Como parte de su contrato debía subir peso en masa muscular y lo logró, aunque años más tarde todo se revirtió y, probablemente, ya ni siquiera tiene el abdomen definido que tanto le gustaba presumir.

Jonah Hill: Esta cara de la comedia americana todos la conocimos con muchos kilos de más en su cuerpo, pero evidentemente Jonah no estaba feliz con ello y decidió tomar cartas en el asunto. Ahora sale a caminar frecuentemente, se alimenta mucho mejor y no deja de salir sin una botella de agua para mantenerse «en la línea».

Leonardo DiCaprio: Quisimos incluir a Leo porque su cambio tiene que ver, más allá del peso, con los frutos de darse la buena vida. El actor que conocimos interpretando a Jack no es ni la sombra de lo que vemos hoy en día, y es que además de haber madurado, toda su contextura física dio un giro de 180 grados.